El Fondo quiere que se sancione a las comunidades españolas con mucho déficit

Las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) le reclamaron el pasado viernes al gobierno de España un plan de ajuste fiscal que presente verdaderamente objetivos creíbles y factibles de llevar adelante.

Y en este duro reclamo entraron también ocupando un lugar muy importante las comunidades autónomas, para las que le pidió a la administración de Rodríguez Zapatero que tenga mano dura para poder alcanzar la meta de un déficit del PIB del 3% de aquí al año 2.013.

El gasto en España en los últimos años se ha ido incrementando de manera exponencial, y en vista de ello el FMI le recomendó al gobierno que se apliquen severas sanciones a las comunidades que no cumplan con los planes de consolidación fiscal con los que se han comprometido.

Para el Fondo, de no existir sanciones por no cumplir con los planes trianuales de ajuste, las distintas regiones autónomas podrían presentar cada año nuevos planes, posponiendo de esta forma indefinidamente el cumplimiento de las pautas preestablecidas por la administración central.

También destaca el Fondo como otro error de las administraciones autónomas la falta de información en tiempo y forma sobre la ejecución de sus presupuestos anuales, con lo que es muy difícil poder planificar la marcha general de la maltrecha economía española.

En caso de incumplimiento en los plazos establecidos, para el FMI podría ser un buen “castigo” para los incumplidores retener parte de las transferencias que normalmente se giran a las comunidades.
También se sugirió aplicar estrictos techos de gastos para todas las regiones españolas, y si ciertas comunidades se desviasen de los objetivos establecidos habría que aplicar subidas automáticas en los impuestos, con el obvio descontento social general que eso generaría.

Todas estas recomendaciones están claramente especificadas en el informe anual que para España elaboró el FMI, quien ya había anticipado los principales lineamientos del plan en mayo último.
En cuanto a la recuperación española de los efectos de la crisis económica global, el ente multinacional señala nuevamente que será “débil, frágil y lenta” por la manifiesta inestabilidad financiera que todavía presentan los mercados españoles.

De cualquier manera, y como una clara señal de estímulo a las autoridades de la península, destaca el informe del Fondo que los pasos dados hasta ahora son los correctos, aunque recalca que deberán llevarse a la práctica con más rapidez y ajustando todavía más “las clavijas” a los distintos estratos que forman la sociedad española.

Se estima que la economía de España no volverá a subir a un ritmo cercano al 2% anual por lo menos hasta el año 2.016, a pesar del optimismo en contrario del gobierno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies