El Banco Central de Brasil anunció que el crecimiento se está desacelerando

Las autoridades del Banco Central Do Brasil se mostraron reacias a subir las tasas de interés en los meses venideros al afirmar que la economía del gigante de Latinoamérica está entrando en un ritmo de crecimiento más lento, lo que implica menores riesgos de inflación.

Al parecer la economía brasileña está adoptando la forma de un “equilibrio a largo plazo” en la cual el riesgo inflacionario se minimiza, por lo cual los analistas del Banco Central decidieron en la reunión semanal del pasado jueves no modificar al alza las tasas de interés de una forma pronunciada e importante.

En esa reunión se decidió elevar la tasa en 50 puntos base hasta un 10,75%, que es bastante menos de lo que el mercado esperaba.

La autoridad monetaria del Brasil afirmó que va a ajustar su política de tasas a medida que se vaya desarrollando el panorama económico tanto nacional como del resto de la región latinoamericana, en especial en lo concerniente al tema inflacionario regional.

También se trató en profundidad el tema de la crisis de deuda de Europa y de la debilidad económica de los Estados Unidos, ya que hasta hace poco Brasil pudo desafiar sin mayores problemas los inconvenientes provenientes del exterior, pero ahora éstos están creciendo y la situación se torna más complicada.

Para Flávio Serrano, economista de BES, Brasil está muy cerca del fin del ciclo de endurecimiento de la economía, aún más cerca de lo que las autoridades económicas estimaron en un principio.

Serrano cree que aún habrá una suba en la tasa de interés referencia, Selic, pero que igualmente era posible efectuar una pausa si es que Brasil agudiza sus problemas por las turbulencias financieras externas.

No es Brasil el único país que interrumpió sus planes de endurecimiento monetario por la debilidad económica global, ya que por ejemplo Australia y Nueva Zelanda adoptaron en los últimos días medidas similares.

Hay claras señales de que la actividad económica del Brasil se ha enfriado significativamente desde mayo, y esto podría provocar una profunda revisión de las expectativas en cuanto a las tasas de interés de aquí a fines del 2.010.

En las últimas semanas las proyecciones de la inflación en Brasil cayeron sustancialmente, para ubicarse de acuerdo a los analistas en alrededor del 5,35% para fin de año.

Esta cifra estaría a pesar de todo de acuerdo con los parámetros que utiliza el Banco Central, que se maneja con una meta inflacionaria del 4,5% anual con una tolerancia de 2% en más o en menos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies