Realizadas las pruebas de estrés, Alemania parece ser la más comprometida

Hace menos de dos meses la canciller de Alemania Ángela Merkel afirmaba a los cuatro vientos que España podría recurrir al fondo de rescate creado en territorio europeo “como cualquier otro país” y cuando lo creyese necesario.

Las cosas han cambiado mucho desde ese entonces. A pesar de que varios prestigiosos periódicos germanos afirmaban que esa posibilidad era absolutamente cierta y hasta algunos se atrevieron a ponerle fecha exacta a la petición española, eso no sucedió nunca.

Ahora no son pocos, incluso aquellos que atacaron duramente la situación financiera de los españoles, los que han salido a recomendar a las autoridades alemanas que tomen cuenta de la transparencia de la península, que contrasta tras las pruebas de estrés ordenadas por las autoridades económicas comunitarias con la enigmática situación por la que atraviesan los Bancos germanos.

Estas pruebas de resistencia literalmente dieron vuelta el panorama por completo.

El especialista Ramón Forcada, de Bankinter, afirma que en los últimos tiempos se redujo la presión sobre las instituciones bancarias del sur de Europa, y que esa presión se trasladó a los Bancos de la región norte.

A punto tal fue así que sucedieron las cosas que fue alemana la entidad bancaria más importante que no pudo superar las pruebas de resistencia: el Hypo Real State.

Podrá decirse que hay cinco Bancos españoles que no superaron las pruebas, pero eso es debido a que el Banco de España sometió al test requerido por los organismos comunitarios a prácticamente todo su sistema financiero, al efectuar los tests sobre el 95% de las entidades existentes en España. Ningún otro país puso tal énfasis en realizar las pruebas, y eso es algo que a nivel comunitario ha sido muy valorado.

Ahora los Bancos españoles salieron a emitir nuevamente y no son pocos los financistas asiáticos que se están interesando nuevamente en los activos europeos, en especial los de España.

De haberse considerado la deuda griega como un factor de verdadero riesgo, la posición de la banca alemana y también de la francesa hubiera estado mucho más comprometida, ya que ambos países son poseedores de una buena porción de esos bonos de deuda.

Pero como al crearse el fondo de ayuda de 750.000 millones de euros para ayudar a cualquier socio en problemas se consideró a Grecia “salvada” de su presente, alemanes y franceses pudieron respirar algo más tranquilos.

Lo concreto es que los analistas creen que el riesgo país de España debería bajar para acercarse a los 100 puntos básicos, y que la economía del “tanque” europeo de ninguna manera goza de la buena salud que aparentó hasta estas pruebas de estrés que desnudaron graves falencias en los sistemas financieros de algunos países.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies