Apuran a las autoridades griegas para que aceleren el ritmo de las reformas

Prácticamente todos los organismos financieros internacionales coincidieron en el mismo pedido.

Tanto la Unión Europea como el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) instaron en las últimas horas al gobierno de Grecia para que acelere el ritmo de sus reformas y privatice cuanto antes buena parte de su sector energético, como condición indispensable para poder entregarle en setiembre el segundo tramo de ayuda por unos 9.000 millones de euros.

Estos son los puntos principales que emergen de la visita que la semana pasada hizo al país heleno la misión de expertos de esos organismos. Los resultados de esa visita le fueron presentados en las últimas horas al ministro de finanzas griego Yorgos Papaconstantinu, el que todavía no emitió ninguna declaración al respecto del informe que se le presentó.

De acuerdo a lo que aseguran fuentes que citan los medios periodísticos griegos, la inspección constató en general progresos en el programa de ahorro que debe llevar adelante el gobierno en los próximos tres años.

Se reconoce la voluntad puesta de manifiesto por la administración socialista, pero también se menciona que los esfuerzos realizados no son suficientes y se necesitan todavía más sacrificios.

A pesar de todo, en toda Grecia se da por descontado que el próximo 13 de setiembre el país recibirá el segundo tramo de la ayuda prometida, en este caso como dijimos 9.000 millones de euros.

La inspección llevada a cabo por la misión internacional dejó una larga lista de 13 recomendaciones para el gobierno griego.

Entre ellas se destaca el hecho de que Grecia debe apurar la liberalización de los sectores que permanecen monopolizados en su economía como es el caso de los transportistas antes de finalizar este año, para intentar reducir de esta forma las presiones inflacionarias.

También se le exige a los griegos que “abran” el mercado energético, privatizando no menos del 40% de sus unidades ahora estatales de producción.

Los expertos de la UE y el FMI le pidieron también a las autoridades griegas una subida de los ingresos públicos de casi un 12% para el próximo año, lo que equivaldría a 4.500 millones de euros.
Así se podría reducir el déficit fiscal hasta el 7,6% del PIB, después de haber proyectado 8,1% este año.

Recordemos que en estos momentos el endeudamiento de los griegos alcanza unos 310.000 millones de euros, habiendo recibido hasta ahora préstamos por 110.000 millones de la misma moneda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies