Los analistas del BBVA creen que el PIB puede caer en el tercer trimestre

Ya a principios de este año 2.010, en oportunidad de dar a conocer el pronóstico para la economía de España en el presente año, los analistas económicos del BBVA anticipaban que el PIB español se contraería alrededor de un 0,6% y vaticinaban también una contracción del 0,7% para el año próximo.

La actualidad parece haberles dado la razón. Ante la persistencia de la incertidumbre en las principales variables y la manifiesta volatilidad en los mercados financieros de capital, sumado a la consolidación del proceso de puesta en marcha de las medidas fiscales adoptadas para reducir el déficit, la amenaza de la caída del Producto Interno Bruto se ha transformado en una tibia pero muy presente realidad.

Es por eso que las perspectivas de cara al tercer trimestre y a lo queda del año son negativas, y siempre lo van a ser si se las compara con las del gobierno, que persiste con su optimismo a ultranza aunque la realidad económica y social demuestren lo contrario.

El BBVA advierte que pese al crecimiento de los dos últimos trimestres (0,1 y 0,2% respectivamente) la actividad persiste en su estancamiento. Es un estancamiento parcial y limitado, pero estancamiento al fin, sin síntomas de que la actividad económica despegue definitivamente al menos en el corto plazo.

Y lo atenuado del estancamiento se debe en parte a la buena performance de las entidades bancarias españolas frente a las pruebas de estrés a las que fueron sometidas las principales instituciones financieras europeas, entre las que el propio BBVA pudo emerger bastante fortalecido.

Para la entidad presidida por Francisco González la subida del 0,2% en el PIB durante el segundo trimestre se debe fundamentalmente a la fortaleza de las exportaciones españolas, a pesar de las cuales el mercado laboral continuó con una preocupante falta de dinamismo.

De cualquier forma el PIB del segundo trimestre cayó un 0,2% si se lo compara con el mismo período del año anterior, lo que reafirma todavía más las agoreras previsiones del Banco frente al optimismo gubernamental.

En la parte final del documento dado a conocer por la entidad bancaria, ésta advierte sobre la cierta posibilidad de una mayor incertidumbre para el segundo semestre del 2.010 sobre todo debida a los efectos negativos que pueda acarrear la subida del IVA, el ajuste presupuestario y las continuas y no disimuladas tensiones en los mercados españoles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies