La Reserva Federal estadounidense con tipos bajos y reinversión de activos hipotecarios

A pesar de los esfuerzos de la administración de Barack Obama, la economía de los Estados Unidos sigue en un estado de anemia económica del que no logra recuperarse completamente.

La Reserva Federal (Fed) se enfrentó a una difícil disyuntiva al acordar las estrategias a seguir en el corto plazo para evitar una recaída que haga que el país entre en un tobogán deflacionista del cual después sea muy difícil salir.

En los meses de junio y julio se volvió a perder empleo y como las empresas no quieren contratar personal hasta ver cómo se perfila el futuro económico inmediato y la evolución de la demanda, se está frente a una encrucijada aumentada porque los consumidores no quieren gastar si no se les da cierta seguridad económica. Se estaría entonces ante un callejón sin salida.

¿Cómo puede romperse este ciclo negativo al parecer sin salida?
El presidente de la Fed Ben Bernanke calificó el panorama como “inusualmente incierto”. La autoridad monetaria se muestra muy cauta y por ahora se abstiene de poner en marcha el mecanismo de la recompra de activos tal como pedían algunos importantes sectores de la economía estadounidense.

Lo que sí hará es reinvertir en títulos del Tesoro conforme la deuda hipotecaria que tiene en balance se estabilice, lo que espera dé un signo de robustez del sistema que destrabe la inacción actual.

Lo concreto es que la Reserva Federal rebaja su optimismo acerca de la marcha de la economía al admitir que la expansión es en estos momentos bastante más modesta de lo esperado y está en una etapa de “ralentización”.

De acuerdo a datos que maneja la Fed de San Francisco se admite que la posibilidad de que en los próximos 18 a 24 meses se produzca otro período de recesión es “más que significativa”.

Este nuevo deterioro en la economía podría producirse a partir del verano del 2.011 y no a corto plazo como lo sugiere y lo teme Wall Street.

Ya Bernanke anunció el mes pasado en el Capìtolio que la Fed está preparada para tomar decisiones adicionales en caso de ser necesario, pero la sensación generalizada es que la Reserva Federal tiene un margen de maniobras más que acotado en caso de producirse cualquier imprevisto, más todavía teniendo en cuenta las próximas elecciones legislativas de noviembre de este año.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies