China desplazó a Japón como segunda economía del mundo

En la década de los sesenta Japón le arrebató a Alemania el puesto de segunda economía mundial detrás de los Estados Unidos. Y ahora parece haber llegado el momento de que pierda ese lugar tan preciado.

El puesto número dos lo está dejando en manos de un país vecino y rival desde hace también muchos años: China.

El PIB nominal japonés, sin ajustar precios ni calcular las variaciones estacionales, alcanzó los 1,288 billones de dólares durante el trimestre abril/junio de este año, frente a los 1,337 billones de la moneda estadounidense que presentó el PIB chino.

Y debemos tener en cuenta que este anuncio fue hecho por el propio gobierno japonés.

La pérdida del segundo lugar en cuanto al PIB a nivel mundial por parte de loa japoneses se debe a dos causas principales. Por un lado un largo estancamiento de la economía japonesa que está desde hace quince años al borde de la deflación, y el veloz e inusual crecimiento de China, cuyo PIB crece a un ritmo inalcanzable para las economías más avanzadas del mundo, aún a pesar de los efectos de la crisis económica global.

En el cálculo acumulado del primer semestre de este año, la economía japonesa es todavía mayor a la de China por poco margen, pero todos los cálculos prevén que seguramente en el conjunto de todo el 2.010 China va a consolidarse como la segunda potencia económica mundial.
El crecimiento japonés cayó considerablemente entre el primero y el segundo trimestre de este año a tasa anualizada, de un 4,4% en enero/marzo a sólo un 0,4% entre abril y junio.

Y ésta no es la primera vez que Pekín supera a Tokio en cifras parciales. Ya pasó lo mismo en el último trimestre del 2.009, aunque después Japón recuperó el liderazgo.

Lo concreto es que los chinos están creciendo a una tasa anualizada de alrededor del 10%, mientras que se espera que Japón lo haga entre un 2 y un 3% de acuerdo a las previsiones más optimistas.

Este cambio en las “posiciones” de la lista de los países con mayores economías puede parecer simbólico, más todavía teniendo en cuenta que la renta anual per cápita de los chinos es muy inferior a la de los japoneses o la de los estadounidenses, pero cobra importancia sustancial al mostrar el imparable ascenso del país más poblado del mundo y la influencia que esto seguramente tendrá a muy corto plazo en el reordenamiento del mapa geopolítico global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies