China trabaja duro para resolver los problemas con Argentina por el aceite de soja y otras materias primas y productos

En una semana donde la República de China ha pasado a ocupar un lugar de excepción en el concierto de las naciones al haberse hecho público el dato de que su economía desbancó a la japonesa y pasó a ocupar el segundo lugar en el mundo por la magnitud de su Producto Interno Bruto detrás de los Estados Unidos, las autoridades chinas continúan incansablemente con la obtención de ventajosos acuerdos comerciales que les permitan hacer frente a la monumental demanda interna que provoca una población que largamente supera los mil millones de habitantes.

Ahora el Ministerio de Comercio chino aseguró que está trabajando con renovados esfuerzos para resolver la disputa comercial que mantiene en la actualidad con las autoridades de la República Argentina a fin de encontrar mecanismos que permitan destrabar los inconvenientes surgidos a partir de la venta de aceite de soja desde el país de Latinoamérica hacia su territorio.

Sin embargo, y a pesar de que las negociaciones parecen estar avanzadas, no dio plazos para el reinicio de las importaciones del preciado aceite desde la Argentina, uno de los principales exportadores mundiales de la valiosa materia prima.

De acuerdo a manifestaciones en el transcurso de una conferencia de prensa ante la mayoría de los medios periodísticos chinos, Yao Jian, portavoz del Ministerio de Comercio de China aseguró que en el mes de julio el ministro chino de comercio tuvo profundas y por momentos irreconciliables discusiones sobre el tema con los representantes argentinos.

Pero ahora, ya entrado el mes de agosto, básicamente se ha alcanzado un consenso por el cual se establecerá un mecanismo que cubra el tema del aceite de soja y otros productos de relevancia para ambos países, de forma tal de reanudar con renovados bríos el intercambio comercial entre ambas naciones.

Por estos días China tiene suspendidas las importaciones de aceite de soja provenientes de la Argentina, basándose en la poco creíble excusa de la calidad del producto, cuando en realidad la razón pareciera ser las restricciones que la República Argentina impuso a las importaciones de bienes provenientes del gigante asiático.

Ya desde julio Argentina impuso medidas antidumping a productos textiles chinos, lo que trajo aparejada la inmediata reacción de las autoridades chinas.

Pero ahora todo parece haberse encaminado hacia una solución satisfactoria para ambos países.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies