General Motors volverá a Wall Street antes de fin de año

La mayor compañía automovilística de los Estados Unidos, General Motors, acaba de presentar el pasado miércoles ante la Comisión del Mercado de Valores de los Estados Unidos (SEC) los documentos necesarios para que antes del mes de noviembre, justo al cumplirse un año de la salvación de la bancarrota por parte del Gobierno estadounidense, pueda volver a salir a cotizar en la Bolsa de Wall Street.

En un largo documento de unas 300 páginas, la compañía automotriz detalla los alcances de la operación y explica que va a ofrecer acciones preferidas además de las acciones comunes, aunque no hace hincapié en el monto de ambas remesas que saldrán al mercado accionario.

Se especula que la colocación en acciones podría llegar a los 16.000 millones de dólares, o incluso rozar la nada despreciable suma de 20.000 millones de la moneda estadounidense.

Si estas presunciones se confirmasen, estaríamos en presencia de la salida a Bolsa más importante de la historia de Wall Street.

En el documento en cuestión, GM explica a los posibles inversores que una de las mayores “fortalezas competitivas” que presenta la empresa en la actualidad es la importante cuota de mercado que tiene en los principales mercados emergentes mundiales, como Brasil y China, donde durante el año pasado tuvo una penetración en el mercado del 19 y 13,3% respectivamente.

Una vez que todos los pasos de la oferta estén concretados, GM espera tener no menos de 500 millones de acciones comunes en circulación, mencionando además que por el momento no está delineado el plan para pagar dividendos a los tenedores de esos títulos.

Las acciones que saldrán al mercado estarán dirigidas principalmente por Morgan Stanley y J.P.Morgan, junto con el Citi, Goldman Sachs, Barclays y otros importantes Bancos estadounidenses.

También señala la empresa en el documento en cuestión que en estos momentos invertir en acciones comunes implica un riesgo importante porque “el sector automotriz está sujeto a numerosos riesgos e incertidumbres”. De cualquier forma, GM está segura de tener la capacidad suficiente como para atraer un número suficiente de consumidores que consideren la opción de compra de nuestros vehículos, particularmente los nuevos modelos, con un crecimiento más que interesante de los rendimientos accionarios a mediano y largo plazo.

Al salir a la Bolsa nuevamente, GM intentará devolver al Tesoro de los Estados Unidos parte del dinero que la administración Obama inyectó en la compañía para salvarla de la quiebra, de forma tal de recuperar la mayoría accionaria que tuvo hasta hace un año.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies