El Banco Central de Alemania le pide al BCE que mantenga el apoyo a la Banca

Axel Weber es el presidente del Bundesbank, pero tan o más importante que esto es el hecho de ser el máximo favorito para reemplazar a Jean Claude Trichet en octubre del año próximo en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE).

Y este destacado banquero de extraordinaria influencia en los medios financieros europeos cree que las medidas extraordinarias que en este momento el BCE está implementando para apoyar a la Banca deberían mantenerse por lo menos hasta fin de año. Recomienda fervientemente que estas políticas de ayuda financiera no se abandonen hasta como mínimo fines del primer trimestre del 2.011.

Weber pertenece al Consejo de Gobierno del BCE en su carácter de presidente del Banco Central de Alemania y es un acérrimo defensor de las políticas de apoyo a los Bancos a través de inyecciones monetarias que aseguren la liquidez necesaria para terminar el 2.010 de la forma más tranquila posible.

En una entrevista concedida hace pocos días, Weber aseguró que “las discusiones sobre la continuidad o no de las estrategias de ayuda y salida actuales deberán discutirse sobre el final del primer trimestre del año próximo, no antes”.

Weber es dentro del BCE posiblemente el líder de los denominados “halcones”, es decir los defensores a ultranza de la ortodoxia financiera para el manejo de la institución.

Para el banquero alemán está claro que es imprescindible volver a tomar un camino de normalización de la situación financiera y bancaria de la Eurozona, pero de ninguna manera esto debe suceder antes de bien comenzado el año entrante.

Estas declaraciones de Weber llevaron a muchos analistas económicos a considerar seriamente la posibilidad de que la verdadera situación por la que atraviesan muchos Bancos de la región sea bastante peor a la anunciada oficialmente.

Por otro lado la denodada defensa del presidente del Bundesbank al mantenimiento de las ayudas a los Bancos le podría acarrear un enfrentamiento con los presidentes de algunos Bancos Centrales de otros países de la Eurozona, ya que muchos consideran esta especie de tozudez del banquero germano como una muestra de poder de cara a la posible sucesión de Trichet, y eso no les gusta nada.

No es esta la primera vez que alguna postura de Weber levanta una nube de polvo entre sus colegas.

Algo por el estilo sucedió el pasado mes de mayo, cuando se opuso terminantemente a la compra de bonos por parte del BCE, aduciendo que “la diplomacia debe ser ejercida por los diplomáticos y no por los banqueros”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies