Standard & Poors y la rebaja de la nota a Irlanda

Siempre tuvieron importancia sus opiniones y calificaciones en el mundo de las finanzas internacionales. Pero desde que a fines del año 2.008 la crisis económica global comenzó a hacer de las suyas provocando un lío mayúsculo en la gran mayoría de las economías del planeta y colocando a más de un país al borde del precipicio en varias oportunidades, las estimaciones que las más grandes calificadoras de riesgo a nivel mundial emiten sobre todo acerca de la marcha de las finanzas de los países con más problemas son tomadas como verdades irrefutables para casi todos los analistas económicos internacionales.

Ahora es la agencia de calificación de riesgo Standard & Poors la que tomó la decisión de modificar a la baja en por ahora un escalón la nota que le estipula a la deuda soberana de la República de Irlanda.

S&P basa esta caída en la calificación en el alto coste que se deriva del apoyo que el gobierno irlandés ha decidido brindar a su sector financiero.

Pero esto no es todo, porque la agencia ya advirtió que la calificación a la deuda irlandesa podría volver a ser revisada a la baja en poco tiempo más, ya que según sus analistas se teme que un debilitamiento todavía mayor de la banca le podría quitar margen de maniobras a nivel fiscal al gobierno irlandés, al menos en el mediano plazo.

Ni qué decir que el anuncio de S&P, que se produjo hace un par de días y una hora después de que cerraran las operaciones en Wall Street, posiblemente el “corazón” financiero mundial, tuvo un efecto inmediato en el mercado internacional de divisas, en el que el euro volvió a perder posiciones con respecto al dólar.

El informe de S&P acerca de que el coste del rescate al sistema financiero irlandés está siendo bastante mayor al estimado en un principio, no contribuyó para nada en calmar los ánimos de los inversionistas.

Los cálculos actuales estiman que Irlanda va a necesitar no menos de 90.000 millones de euros para salir en ayuda de su sector bancario y preservar la solvencia de instituciones señeras en el país como el Anglo Irish Bankearlier, cuya sola operación de rescate le costará al gobierno e indirectamente al pueblo irlandés alrededor de 25.000 millones de euros.

Finalmente las estimaciones más optimistas dicen que Irlanda destinará cerca del 60% de su PIB al salvataje de la banca.

Entonces S&P calcula y pone en alerta a los mercados internacionales que la deuda pública irlandesa rondará el 113% de su riqueza nacional en el año 2.012, lo que en términos reales equivaldrá a una vez y media más que la media del resto de los países de la Eurozona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies