Las autoridades europeas quieren nuevas pruebas de esfuerzo a la banca

Olli Rehn es el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios. Y desde ese importante puesto en la comunidad europea se mostró partidario de repetir las pruebas de resistencia que se le efectuaron a la gran mayoría de la banca europea y que fueron publicadas el 23 de julio pasado con el fin de “reforzar” la confianza en al sistema financiero europeo.

Por eso es que presentará una nueva propuesta en el próximo Consejo de Ministros de Economía de los Veintisiete que se llevará a cabo en Bruselas el 7 de setiembre.

Recordemos que el resultado del test que se efectuó anteriormente sólo afectó al 65% del sistema financiero europeo, lo cual fue considerado insuficiente por no pocos especialistas en el tema.
Rehn quiere repetir y ampliar estos exámenes a todos los Bancos de la Unión Europea para que no queden dudas de la actual situación financiera de todo el continente, disipando así los comentarios sobre posibles graves problemas en varias de las instituciones financieras más importantes de la región.

Para Rehn, y de acuerdo a lo que manifestó en una entrevista que concedió en Nueva York, los “stress tests” son realmente un “instrumento muy útil para reforzar la confianza en la transparencia y un análisis sólido, firme y solvente”.

De cualquier forma éste es sólo un esbozo de un plan de acción que deberá ser consensuado con los ministros de Economía de la UE.
La Comisión Europea pretende que las pruebas de resistencia se repitan periódicamente, aunque todavía no tiene muy claro con qué frecuencia deberían realizarse.

Recordemos que esta iniciativa de comprobar el verdadero estado de las finanzas de las instituciones financieras europeas fue promovida por España durante el semestre anterior, cuando ostentó la presidencia de turno de la UE.

En ocasión de realizarse la prueba de estrés anterior sobre un total de 91 entidades, dos Bancos, uno alemán y otro griego, y cinco Cajas españolas la suspendieron por disponer de recursos propios inferiores al 6% requerido para continuarlas.

Tampoco debe olvidarse que España voluntariamente sometió a las pruebas al 95% de su sistema financiero, a fin de recuperar la confianza en su economía de los mercados internacionales, cosa que al parecer consiguió.

Ahora Rehn quiere que estas pruebas se les efectúen al total de las entidades y que además sean periódicas y no por única vez, en concordancia con su espíritu de completa transparencia e información de la verdadera situación del sistema.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies