Los japoneses deben luchar contra la fortaleza de su propia moneda

Que en estos tiempos de crisis económica global los gobiernos deban hacer malabares para salir al rescate de su sistema financiero no es una novedad para nadie.

Pero en el caso de Japón la situación es, al menos, insólita.

En estas últimas horas tanto el poder ejecutivo japonés como el Banco Central de Japón debieron “salir al rescate” de la economía del país debido a la fortaleza del yen en el mercado internacional, lo que representa un serio problema para el proceso de recuperación de la economía del país asiático.

El Banco Central anunció otro programa de inyecciones de liquidez por al menos 10 billones de yenes (unos 93.000 millones de euros), el que se sumará al ya existente de 20 billones.

Serán créditos a seis meses con tipos de interés muy bajos a las instituciones financieras, al estilo del sistema libre de liquidez que implementan tanto el Banco Central Europeo (BCE) como la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) desde que se inició la crisis global.

El primer ministro japonés Naoto Kan también se sumó al plan de rescate de la economía después que las medidas del Banco Central cayeran como insuficientes entre los inversores y analistas, anunciando un plan que contempla un conjunto de nuevas medidas de estímulo por alrededor de 920.000 millones de yenes.

También el gobierno fue criticado mientras se encuentra a la búsqueda de impulsar el empleo y el consumo privado.

La decisión que tomó el Banco Central busca frenar la continua apreciación de la moneda japonesa, que la semana pasada alcanzó su punto más alto en los últimos quince años frente al dólar y al euro, lo que complica cada vez más el panorama de las exportaciones japonesas, la base fundamental de la nación asiática.

Un yen cada vez más alto perjudica en gran forma a las grandes corporaciones exportadoras como Toyota o Sony, las que hace semanas que les reclaman a los gritos medidas urgentes a las autoridades.

El comercio internacional fue el principal factor para sacar a Japón de la crisis, pero ahora la recuperación total por este medio se complica y mucho por el estancamiento de las economías de los países que comercian con los japoneses, que en realidad son la mayoría de las naciones del mundo, el que se encuentra literalmente inundado de productos nipones.

Habrá que esperar para ver cuáles son los pasos a seguir por las autoridades económicas japonesas a fin de evitar que su moneda siga valuándose con respecto a otras importantes divisas mundiales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies