No le queda mucha vida a la ayuda de 426 euros a los parados

La ayuda de 426 euros que mensualmente el gobierno de España les otorga a los parados tiene los días, en realidad los meses, contados.

Después de que el mes pasado se decidiera “endurecer” los requisitos para poder percibirla, ya alrededor de 70.000 personas que estaban cobrándola dejaron de hacerlo.

Ahora, en caso de prosperar los planes del Gobierno, a partir de febrero del año próximo todo el mundo dejará de percibir esta ayuda.
La vicepresidenta y ministra de economía Elena Salgado se apresuró a recordar que esa renta tuvo desde su génesis “vocación temporal” y no puede extenderse indefinidamente.

Hace ya un tiempo que el poder ejecutivo viene enviando señales, las que cada vez son más claras y contundentes, acerca de la próxima extinción del subsidio en cuestión.

En la última prórroga que se aprobó el 20 del mes pasado quedaron como únicos beneficiarios los mayores de 45 años con cargas familiares, restringiendo así todavía más el universo de personas en condiciones de percibir la ayuda.

Hasta en el texto que aprobó el Congreso en su oportunidad fue dispuesta una cláusula que le quitaba al ejecutivo su potestad para prorrogar indefinidamente la ayuda. Este hecho mostró a las claras que el objetivo no era otro que darlo por finalizado cuando se aproximase la siguiente prórroga, la que será a mediados de febrero del año próximo.

Incluso la secretaria general de Empleo Maravillas Rojo aseguró que el cambio en el texto “modifica sustancialmente la situación”, por lo cual si el legislativo lo respalda, la ayuda que en este año benefició a poco más de 600.000 parados tiene fecha de defunción ya fijada para febrero del 2.011.

Prevé el gobierno que el gasto en desempleo se va a estabilizar el año entrante con el ahorro derivado del recorte en cuestión y el hecho de que el cobro de prestaciones haya tocado techo. De cualquier forma, Rojo admitió que los Presupuestos del 2.011 incluirán poco más de 30.000 millones de euros, lo que es una cifra muy parecida a la de este año y de hecho la segunda en volumen entre los gastos del Estado.

La forma en que se ha venido comportando el coste de las prestaciones por desempleo avala la tesis de que esa cifra no subirá significativamente en el 2.011 aunque el paro no ceda.

Tras los casi 3.000 millones de euros alcanzados en enero, el gasto fue cediendo, siendo la razón clave la evolución de las prestaciones contributivas, pues dependen de las cotizaciones de empresarios y trabajadores.

Pero más allá de suprimir la ayuda de 426 euros, la administración Zapatero no tiene previsto recortar las prestaciones por paro el año entrante.

Lo concreto es que se procederá a un exhaustivo análisis de la situación en el momento en que se comience a salir de la crisis, según las propias palabras de Maravillas Rojo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies