¿Podría perjudicar a Latinoamérica su abundancia de materias primas?

El jefe adjunto para Latinoamérica y el Caribe del Banco Mundial, Francisco Ferreira, tuvo que salir hace un par de días al cruce de versiones que hablaban de la “maldición de las materias primas” para el continente latinoamericano.

De esta forma el BM descartó un impacto adverso en el desarrollo económico de la región por causa de la abundancia de recursos naturales, algo que a simple vista parece hasta risueño.

Sin embargo Ferreira alertó sobre los riesgos que traería una gestión ineficiente en el manejo de los recursos naturales, instando al mismo tiempo a los gobiernos latinoamericanos a ajustar las políticas de ahorro a largo plazo.

Aseguró en el transcurso de una reunión en la sede de la Federación de Industrias de San Pablo que la conocida como “maldición de las materias primas” es en realidad algo existente pero que es en sí misma un riesgo y no un destino que no pueda evitarse.

De esta manera Ferreira le salió al paso a la teoría que sostienen algunos respetados economistas de nivel mundial acerca de que la abundancia de recursos naturales puede frenar el crecimiento de los países a largo plazo.

Ferreira está convencido de que América Latina tienen una gran ventaja competitiva con respecto a sus recursos naturales frente al resto de las naciones del mundo, recordando que más del 90% de los habitantes de la región vive en países que son exportadores netos de materias primas.

Hay otras preocupaciones que son válidas como la que se deriva del fenómeno conocido como “enfermedad holandesa”, que es una expresión que se suele aplicar a la pérdida de competitividad de una economía en el marco de los mercados internacionales por un excedente de divisas, lo que puede traer aparejado un proceso de desindustrialización.

Otro riesgo es para Ferreira la alta volatilidad de los precios de las materias primas, pero el economista del BM insistió en que “existen recursos para administrar esos riesgos y evitar los peligros que se derivan de ellos”.

Consideró Ferreira que la irrupción de China en el panorama de las exportaciones latinoamericanas “es una bendición del cielo” que debe ser defendida y ampliada a toda costa dados sus grandes beneficios.

No debe olvidarse que en el período que va entre 1.990 y 2.008, las exportaciones latinoamericanas a China subieron diez veces, y nada hace pensar que ese ritmo vaya a decaer en las próximas décadas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies