Los sindicatos españoles convocan a una huelga del sector de la minería carbonífera

Finalmente parece que habrá nomás huelga en el sector del carbón.

La reunión que se celebró a mediados de la semana que está terminando entre el ministro de Industria Miguel Sebastián y los principales sindicatos para tratar de clarificar el futuro del carbón en España, concluyó con una convocatoria a cuatro días de huelga por parte de las autoridades sindicales.

Al filo de la medianoche del miércoles 15 Sebastián se hizo presente ante la prensa para decir que se había producido un “entendimiento” con los representantes de los mineros, lo que por supuesto llevó a pensar que se había arribado a un acuerdo entre las partes.

Pero casi inmediatamente los sindicatos (CCOO, UGT y diversas organizaciones mineras) respondieron a los dichos del ministro con una convocatoria a paros totales que se llevarán a cabo los días 22, 23, 29 y 30 de este mes de setiembre.

Como si esto no fuese suficiente tomaron la decisión de encerrarse en el Ministerio en señal de protesta ante el fracaso de las negociaciones.

El conflicto presenta varios frentes, de los cuales sobresale la incertidumbre que rodea el futuro del carbón español, la que se ve agravada por los actuales impagos en las nóminas de los mineros por parte de varias e importantes empresas.

En algunos aspectos los sindicatos apoyan al Ejecutivo, como en la presión que se está ejerciendo sobre Bruselas para que autorice el real decreto español que prorroga las ayudas hasta no menos del 2.012, ya que la Unión Europea obliga a eliminarlas a partir del 2.014.

Pero en otros aspectos del conflicto los gremios se mostraron verdaderamente decepcionados, como es el caso del cobro de las nóminas.

Felipe López, de CCOO, acusó directamente al gobierno de “dar fechas a largo plazo” para siquiera tratar el tema del pago lo antes posible a los trabajadores que todavía no cobraron sus salarios.

Sebastián anunció por su lado que se abrirán a la brevedad expedientes a las por lo menos dos empresas que dejaron de abonar las nóminas, Alonso y Viloria, pero lo concreto es que los mineros siguen sin saber cuándo cobrarán.

El ministro aseguró que estas dos empresas recibieron 367 millones de euros en ayudas públicas, por lo que no pueden justificar que no tienen dinero, ya que una simple cuenta daría alrededor de la fabulosa suma de 140.000 euros para cada uno de los 2.600 mineros involucrados en el problema.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies