Directivos de Bancos y Cajas españolas contra nuevos impuestos a la Banca

Existe la posibilidad de que el gobierno de España aplique un nuevo impuesto a las entidades financieras. Y esto pone a los directivos literalmente “de uñas”.

Emilio Botín, el presidente del Grupo Santander, ya lanzó en el marco de la III Conferencia Internacional de Banca una andanada de protestas contra la Comisión Europea, asegurando que un nuevo impuesto especial para la Banca con el fin de reforzar el sistema financiero es un grave error, afirmando además que esto sólo serviría para obstaculizar todavía más la recuperación del andamiaje económico español.

Esta nueva tasa que está estudiando Bruselas gravaría el tráfico de operaciones financieras o más probablemente el volumen de negocios.

Esta recaudación se destinaría a crear un fondo de rescate para Bancos y Cajas en crisis, aunque varios políticos sugirieron que estos fondos podrían engordar los distintos presupuestos para intentar combatir el preocupante déficit gubernamental.

El presidente del Santander, uno de los Bancos más rentables del mundo, fue tajante en sus afirmaciones, al decir que los impuestos al sector financiero no evitan que el contribuyente tenga que asumir los costes de una crisis, y menos de una como ésta. Esta medida sería ineficiente y discriminatoria, y lo peor es que traería consecuencias negativas para la estabilidad financiera de España.

El presidente de la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorro), Isidro Fainé, también asegura que la imposición de una nueva tasa al sector “no corrige ni resuelve los problemas de capital ni tampoco sus causas”.

De cualquier forma Fainé aclaró que respetará la decisión que tome el Gobierno en este sentido, ya que considera que debe ser el Ejecutivo el que debe tomar la decisión final.

Como antecedente figuran las declaraciones de unos días atrás de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el gobernador del Banco de España, quien opinó que gravar todavía más la actividad financiera podría frenar el crédito, lo que no parece lo más conveniente en estos momentos.

Botín se ofusca al afirmar que además los impuestos no diferencian las entidades bien gestionadas de las malas, o sea las que requirieron ayuda estatal para subsistir de aquéllas que se las arreglaron prácticamente solas.

“Esto hará que cualquiera asuma riesgos sin medir si después será capaz de cumplir sus obligaciones, total el Fondo saldrá en su ayuda”, ironiza el presidente del Santander.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies