La nueva regulación financiera fue aprobada por el Parlamento Europeo

Hace apenas una pocas horas el Parlamento Europeo (PE) aprobó el nuevo sistema de supervisión financiera, del cual se valdrá la Unión Europea en su intento de detectar a tiempo la aparición de grandes riegos para el sistema financiero comunitario y evitar de esta manera maniobras de riesgo que pongan en peligro el sistema y desemboquen eventualmente en una nueva crisis económica global.

La Eurocámara respaldó la reforma por abrumadora mayoría. Esta reforma supone la creación de tres autoridades europeas nuevas para vigilar al sistema bancario, las aseguradoras y los mercados.

De acuerdo a lo que fue aprobado tras el receso veraniego, la supervisión primaria seguirá siendo una competencia eminentemente nacional, por lo que cada gobierno tendrá la última palabra a la hora de tomar la decisión de salvar o no a un Banco en quiebra.

Este nuevo sistema creado servirá en situaciones de real emergencia, desacuerdos graves entre dos o más países o incumplimiento de las normativas vigentes para la legalidad europea.

Los eurodiputados decidieron que los tres supervisores puedan prohibir sin más prácticas de riesgo y tomar decisiones legalmente vinculantes para las entidades si la autoridad nacional se manifiesta en contra de las leyes comunitarias.

Había dudas en cuanto a la dirección del Consejo Europeo de Riesgo Sistémico (SREC), el encargado de vigilar los riesgos que amenacen en conjunto a todo el sistema.

Dada la urgencia por poner las medidas en práctica, se decidió que por ahora esta dirección recaiga en la dirección del Banco Central Europeo, al menos por un período de cinco años.

Transcurrido ese plazo las autoridades estiman que se habrá consensuado un sistema más democrático de elección.

El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, defendió con énfasis el nuevo andamiaje de supervisión adoptado para hacer frente a futuras crisis. Este sistema es a su juicio “un gran logro” de la UE desde que hace ocho meses entró en vigencia el Tratado de Lisboa.

Michel Barnier ha equiparado a Europa con los Estados Unidos en cuanto al sistema adoptado y confía en que en un futuro cercano sea Europa el “modelo a seguir” en materia de controles financieros.

Esta nueva arquitectura financiera de control entrará en vigencia como estaba previsto a principios del 2.011, más de dos años después del inicio de la crisis económica global más grande de que se tenga memoria en los tiempos modernos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies