Irlanda no logra salir del atolladero

Después de haber salido de la recesión en el primer trimestre de este año, el Producto Interno Bruto de Irlanda volvió a caer en el período abril/junio.

Y todavía más preocupante es la velocidad de la caída, la que sorprendió incluso a los analistas internacionales más optimistas sobre la situación irlandesa. Todo debido a una gran caída en el consumo y el desplome de la inversión, tanto local como extranjera.

Esta recaída tuvo graves consecuencias en el mercado de la deuda secundaria pero lamentablemente no fue la única mala noticia para los irlandeses.

Las dudas acerca de si el gobierno irlandés podrá brindar el sostenido y necesario respaldo a su muy dañado sector financiero son cada vez mayores, lo que le trae aparejado una erogación de miles de millones de euros que no se sabe por cuánto tiempo más podrá sostener.

Ya lo dijo un alto funcionario irlandés que prefirió no ser identificado: “no hay dinero para pagarle a todo el mundo”.

Para los inversores ya “Irlanda” y “riesgo” son sinónimos. Esto quedó demostrado en el fracaso de la subasta a corto plazo que realizó el Tesoro irlandés.

El riesgo país y los seguros por impago de la deuda irlandesa alcanzaron en estos días máximos históricos inimaginables.

El país parece estar cada vez más cerca de tener que recurrir a la ayuda de los países de la Eurozona, como ya sucedió en su momento con Grecia.

El coequiper de Irlanda en esta odisea es Portugal, cuya prima de riesgo también alcanzó su valor más alto desde la entrada del país a la Eurozona.

La prima de riesgo de Irlanda se ubicó en los 417 puntos, mientras que la de Portugal llegó a los 400 puntos. Cifras siderales para un país “normal”.

Como ejemplo basta decir que frente al más del 6% que se paga por comprar un bono de Irlanda o Grecia, a Alemania, al parecer totalmente recuperada de la crisis, le basta con erogar tan sólo un 2,3%.
Es por esto que todos los inversores se están refugiando en los bonos alemanes, muchísimo más seguros, y esto desprotege cada vez más a las finanzas de Irlanda, Portugal y en menor medida por la ayuda recibida, Grecia. Es un círculo vicioso de salida totalmente incierta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies