Latinoamérica y sus propuestas en la ONU

En la Cumbre de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que se desarrolló la semana pasada en Nueva York, el conjunto de Naciones de Latinoamérica propusieron una alianza global para el desarrollo y un esquema de relaciones internacionales que responda al nuevo escenario global del siglo XXI.

Fueron varios los mandatarios y altos dignatarios latinoamericanos que se refirieron a la actual situación del continente latinoamericano como “de futuro venturoso”.

El vicecanciller argentino Alberto D’Alotto pidió una revisión “realista y sincera” de los Objetivos del Milenio, recalcando que los países más desarrollados, los más perjudicados por la reciente crisis económica global, deben mantener sus promesas y hacer frente a sus responsabilidades en el marco internacional del desarrollo del planeta.

Para el presidente de Chile, este siglo será el de Latinoamérica y el Caribe, ya que nunca como ahora la región tiene todas las condiciones dadas para superar la extrema pobreza de algunas zonas.

Ricardo Patiño, el canciller ecuatoriano, denunció a su vez la calidad de “convidados de piedra” de muchos países en las reuniones de la ONU y la todavía inadmisible capacidad de veto que sobre las decisiones tomadas tienen los Estados Unidos.

El chileno Piñera aseguró que en la actualidad hay que pensar indefectiblemente en un nuevo modelo de relaciones internacionales en el que se respeten y reconozcan las entidades regionales.

Afirmó Piñera que “contamos con un territorio extenso y fértil, abundantes recursos naturales, dos idiomas hermanos, sistemas democráticos cada vez más consolidados y definitivos, ausencia de guerras y conflictos religiosos de fondo, y pueblos solidarios y sufridos que pueden hacer frente a cualquier adversidad que se presente”.

Alan García, el presidente de Perú, destacó los avances de su país y de la región en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, afirmando que Latinoamérica está a la cabeza de la recuperación de la crisis económica global.

En el mismo sentido se expresó el canciller uruguayo Luis Almagro, considerando además que el compromiso de erradicar en la medida de lo posible la pobreza y las necesidades básicas insatisfechas, sólo puede ser efectivo si se realiza en forma colectiva.
Todos los funcionarios latinoamericanos recordaron el compromiso de los países desarrollados de destinar el 0,7% de su PIB para ayudar a la lucha contra la pobreza y la desigualdad en el mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies