Latinoamérica pareciera inmune a la crisis

Que cuando Estados Unidos estornuda Latinoamérica se resfría es un dicho viejo desde que existen los países de la región.

Esta tragicómica frase para los latinoamericanos estaba sustentada por una historia de inestabilidad económica en los países latinoamericanos, la que se reflejaba en la inflación más alta y cambiante del mundo, incluso que la mayoría de los países africanos.

Pero ahora, según la gran mayoría de los analistas políticos y económicos entre los que se encuentra Joaquín Vial, el Economista jefe para Sudamérica del BBVA, el panorama cambió radicalmente.

América Latina sorprendió y sigue haciéndolo a los mercados internacionales por la gran resistencia a los embates de la crisis económica global que viene presentando desde el inicio de este flagelo económico financiero que azota al mundo desde hace dos años.

Es totalmente cierto que todas las naciones latinoamericanas tuvieron una recesión más o menos pronunciada, pero en cualquier caso fue mucho más leve que la de cualquier país europeo, asiático o el propio Estados Unidos, y la recuperación de esa recesión se produjo “al sur del río Grande” de manera más rápida y vigorosa.

Las recientes turbulencias financieras que se produjeron en Europa pasaron desapercibidas para el grueso de la población latinoamericana, y fueron sólo objeto de estudio y vigilancia por parte de los estudiosos del tema.

Hubo algunos inconvenientes de caja menores, pero los capitales ya están de regreso en América Latina y no son pocos los Bancos centrales latinoamericanos que deben comprar a diario dólares para evitar que sus monedas valgan cada vez más y dificulten así la exportación de las materias primas que abundan en el continente al resto del mundo.

En Europa y los Estados Unidos los tipos de interés se mantendrán bajos al parecer por muchos meses más. En Brasil, Perú y Chile están subiendo para evitar que la fuerte recuperación de la demanda comience a generar inflación.

No caben ya dudas de que Latinoamérica desarrolló un grado de inmunidad a los avatares económicos y financieros del resto del mundo como no se había visto en décadas, y quizás en toda la historia de estas jóvenes naciones.

Es trabajo prioritario de los actuales gobiernos latinoamericanos afirmar esta situación que coloca a la mayoría de las naciones de la región como países emergentes capaces de sacar al contexto global de los problemas en los que se han metido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies