En Ecuador hay divergencias entre el Banco Central y el Gobierno

Las autoridades del directorio del Banco Central de Ecuador encabezadas por su presidente Diego Borja, se manifestaron contrarias al proyecto del Ejecutivo según el cual los Bancos deberán comprar bonos públicos con sus reservas obligatorias de capital, insistiendo en que éstas deben quedar en efectivo.

Para Borja los encajes bancarios deben ser ineludiblemente en efectivo, y no en bonos que además sean pagados por el Estado. El encaje “debe ser líquido”.

Recordemos que el término “encaje” hace referencia a las provisiones o reservas de capital que toda la banca, pública o privada, debe mantener obligatoriamente en una cuenta en el Banco Central y que debe servir como un colchón de seguridad y garantía de respaldo a los créditos que las instituciones extienden a sus clientes.

El gobierno ecuatoriano propuso, en una propuesta que por estos días está siendo analizada por la Asamblea Nacional, que las entidades financieras que operan en Ecuador puedan invertir hasta un 75% de esos encajes en títulos públicos a corto plazo, con la previsible intención de aumentar el efectivo en las arcas gubernamentales.

Lo que es cierto es que este sistema disminuiría la liquidez de los Bancos, ya que ante una emergencia de verían obligados a salir rápidamente a buscar compradores para esos títulos, con el consecuente riesgo de una pérdida innecesaria de dinero.

Pero como el gobierno suspendió el pago de su deuda externa hace dos años y la financiación en el exterior le resulta muy cara y difícil de conseguir, está tratando de obtener divisas de variadas fuentes internas, entre ellas los “encajes” bancarios.

Lo único que admitió Borja como posible es que en la actualidad los Bancos ecuatorianos mantienen reservas de capital superiores a las exigidas por el Banco Central, y ese excedente sí podría ser utilizado para la compra de títulos públicos, lo que les generaría algún tipo de interés, ya que las reservas exigidas no les aportan ningún beneficio.

Borja calculó el encaje de la banca ecuatoriana en alrededor de 700 millones de dólares, mientras que por ley bastaría con 346 millones de la moneda estadounidense de acuerdo a cálculos hechos por el Ministerio de Finanzas.

Finalmente Borja calificó a la actual situación financiera de su país como “excelente”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies