España y sus cuentas para el año próximo

De acuerdo a las previsiones, la reforma del mercado laboral, que de hecho ya suscitó la primera huelga general en contra de la administración de José Luis Rodríguez Zapatero, reducirá la tasa de parados al nivel que en la actualidad tienen las naciones de la región.

Todo esto a medida que la reactivación económica post crisis económica global comience nuevamente a generar empleos, cosa que por ahora no tiene visos de suceder.

Lo único cierto por el momento es que el gobierno debió realizar un fuerte ejercicio de realismo y revisar al alza las previsiones del número de parados para este 2.010 que está transcurriendo, como ya lo hizo hace unos pocos días con las previsiones para el 2.011.

Actualmente la tasa de desempleo es del 20% en el promedio de toda España, y en el mejor de los casos cerrará el año en un 19,8%. Para el año entrante se había calculado una tasa de desempleo del 18,9% hace un tiempo atrás, pero esa cifra ya debió ser revisada al alza hasta el 19,3%, con lo que en el mejor de los casos los desempleados bajarían el año entrante un 0,5% como máximo.

Para el Ejecutivo español la reforma laboral repercutirá en una subida del PIB potencial de España de entre 2,9 y 4%, gracias a una mejora de la productividad, optimizada por las mejores condiciones laborales según el ministerio de trabajo.

Se anima también el Ejecutivo a pronosticar, en caso de cumplirse estas metas, una subida interesante en los salarios medios españoles.

Ya se había anticipado que todos los presupuestos españoles para el 2.011 serán por demás “austeros”, pero que marcarán el impulso a la recuperación necesario para poder crecer un 1,3% durante el ejercicio entrante, y reducir del mismo modo el déficit al 6% del PIB, o sea un 3,3% menos que 9,3% esperado para fines de este año.

El ministerio de economía recordó que los gastos no financieros caerán casi un 8% hasta llegar a los 122.000 millones de euros.

El recorte más significativo será el de los propios ministerios, cuyos recursos sufrirán una merma del 16% en promedio.

Por áreas de gasto, todas sufrirán bajas menos dos: las pensiones que subirán un 3,6% pese al congelamiento aprobado para el 2.011, y el gasto financiero, ya que la subida de intereses a pagar por el mayor volumen de deuda del Estado hace que este ítem deba subir un 18% con respecto al año en curso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies