Los griegos ajustaron los presupuestos más de lo que les solicitaron los organismos internacionales

A esta altura de la situación no se sabe si el gobierno de Grecia cumple a rajatablas con los pedidos de los organismos internacionales o si están más que temerosos de que las cosas se les compliquen todavía más.

Lo cierto es que desde que empezó este 2.010 que transitamos, todas las medidas que adopta el Ejecutivo son “dolorosas” e irremediablemente encuentran resistencia en todos los sindicatos griegos, en mayor o menor medida.

Hace unas horas y durante una reunión del Consejo de Ministros, el premier Yorgos Papandreu anticipó mediante el anteproyecto de Ley de los presupuestos generales para el 2.011 que está previsto el año entrante reducir el déficit hasta llevarlo al 7%.

La medida es tan dramática como las anteriores, pero presenta una notable diferencia: el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea le había pedido a la administración con sede en Atenas que recortase gastos de forma tal que el déficit quedase el año entrante en el 7,6% del PIB, pero los griegos redoblaron la apuesta y decidieron reducir ese déficit todavía más de lo requerido.

No hay que olvidar que en el 2.009 ese mismo déficit alcanzó un techo del 14%, una cifra con pocos antecedentes.

Como también son pocos los antecedentes de un país que aplique medidas de austeridad más rígidas que las que le recetan desde el exterior.

Pero Grecia tomó esta decisión aún con el riesgo de frenar el supuesto futuro crecimiento y la creación de empleo, entre otros factores.

Todo parecería indicar que Papandreu y su equipo quieren mantener más que contentos al FMI y a la UE, las dos instituciones que salvaron a Grecia de la debacle total hace apenas unos pocos meses.

Con la reducción de la deuda pública sucede lo mismo, ya que este año pasará a ser del 132,7% del PIB, y del 142,2% en el curso del 2.011.
El FMI y la UE le habían “sugerido” al gobierno griego cifras levemente superiores.

Papandreu declaró que “el camino que tenemos por delante no es nada fácil, pero después de varios años patinando, vamos a sanear por primera vez el estado de las finanzas gubernamentales, como una condición indispensable para que Grecia pueda financiarse en el futuro sin problemas”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies