¿Tiene España un “plan B” como lo requiere el FMI?

Las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) esperan que el gobierno de España tenga preparado un “Plan B” por si acaso no llegan a cumplirse las metas de reducción del déficit fiscal que la administración de José Luis Rodríguez Zapatero se ha impuesto.

Estas medidas de ajuste adicionales es de esperar que estén preparadas y listas para ser puestas en marcha casi inmediatamente en caso de un contratiempo, como sería que en caso de estar atravesando el 2.011 se pudiese observar que no se llegará a la meta de recorte del déficit hasta el 6% del PIB español.

José Viñals, el responsable financiero del FMI, dejó muy en claro que la alternativa no es deseable pero podría llegar a suceder. Y los mercados en la actualidad tienen tolerancia cero a todo lo que tenga que ver con los déficits de los países en problemas.

También el Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez habló sobre la necesidad de instrumentar ese famoso Plan B, pero el Secretario de Estado de Hacienda Carlos Ocaña salió a cruzarlo apenas 24 horas más tarde al asegurar que “las previsiones se están cumpliendo de acuerdo a lo esperado”.

En su despacho de Washington, Viñals explicó que para el FMI los países que están bajo la lupa de todos los mercados internacionales, Irlanda, Portugal, Grecia y en menor medida España “no tienen alternativa”, ya que en caso de no cumplir con lo pactado por medio del plan original o de cualquier otro alternativo corren el serio riesgo de de recibir un castigo ejemplar por parte de los principales mercados mundiales.

El Informe de Perspectivas Globales que se presentó hace apenas 48 horas habla de las reformas del sector financiero y asegura que naciones como Irlanda o España “hicieron los deberes” en mayor medida por ejemplo que Alemania, que presenta graves problemas en los Bancos regionales. Pero aún así el Fondo parece confiar más en la capacidad de recuperación de cualquier institución alemana que en otras de los países con déficits peligrosos como los que ya mencionamos.

Pero Viñals es optimista: afirma que las autoridades económicas españolas hicieron las cosas bien con respecto a la reestructuración de las Cajas, pero le reclama al Banco de España una mayor vigilancia para evitar que las situaciones vividas se repitan y los compromisos adquiridos puedan seguir avanzando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies