Strauss-Kahn advierte que puede llegar a producirse una “guerra de divisas”

Dominique Strauss-Kahn, el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) lanzó una advertencia dirigida a todos los gobiernos en el sentido de que vistas las actuales circunstancias de apreciación y depreciación de las principales monedas del mundo y las complejas relaciones entre ellas por temas sobre todo relacionados a las distintas balanzas comerciales y las exportaciones a nivel mundial, podría desencadenarse una “guerra de divisas” si los gobiernos se empeñan en resolver los problemas internos que se les presentan por medio de la manipulación del tipo de cambio.

Strauss- Kahn lanzó una nueva idea de que podrían llegar a usarse las monedas de los distintos países como un arma de política económica, tal como lo afirma en una entrevista concedida a un prestigioso periódico británico.

Para Strauss-Kahn, en caso de continuar esta situación, y las vedadas amenazas de devaluación y apreciación se transformasen todavía más en acciones concretas, esto constituiría un riesgo muy grande para el proceso de recuperación mundial. Tendría un impacto negativo y muy dañino a largo plazo.

Estas declaraciones y advertencias del pope del FMI fueron hechas antes de que el yen perdiera valor en los mercados de divisas mundiales por la decisión del Banco de Japón de bajar su tipo de interés y anunciar un nuevo fondo para la compra de letras del Tesoro y otros activos.

Casi en el otro extremo del mundo, Guido Mantega, el ministro de finanzas de Brasil, la principal potencia de Latinoamérica y una de las mayores potencias emergentes del mundo, ya había advertido la semana pasada del mismo peligro de guerra de divisas al que ahora hace referencia Strauss-Kahn.

Después de que el yen perdió valor frente al dólar, comenzaron a mejorar las expectativas de exportación de los japoneses en detrimento de las estadounidenses, más habiéndose puesto en marcha una nueva modalidad de estos tiempos como es la inyección de dinero electrónico en la economía, dinero virtual que en la jerga económica se conoce como “flexibilización cuantitativa”.

Hace casi un mes que las principales economías del planeta intervienen para detener el alza de sus divisas, lo que dificultaría sus exportaciones. Japón vendió yenes por vez primera en 6 años, Brasil también aseguró que intervendría para evitar la apreciación del real, y son varias las economías que están actuando en el mismo sentido.

El fuerte flujo de divisas hacia algunos países emergentes haría que éstos las utilizasen para lograr ventajas, lo que para el mandamás del FMI “no es una buena solución”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies