En Washington los países emergentes pidieron más protagonismo

En la reunión del llamado G-24 que se celebró el pasado viernes en Washington, los países emergentes pusieron sobre la mesa de negociaciones su condición de actuales “motor económico” del mundo después de la crisis económica global desatada por los Estados Unidos y seguida poco después por los denominados “países desarrollados” de Europa, y criticaron a éstos por desequilibrar el crecimiento global. Así fue que le pidieron en forma muy expresa al Fondo Monetario Internacional que les dé un mayor peso en sus reuniones y en el “horno” donde se cocinan las decisiones que en gran parte marcan el rumbo de la economía mundial.

El G-24 se reunió coincidiendo con las reuniones del FMI y el Banco Mundial.

Este grupo incluye dentro de sí a las principales potencias emergentes del planeta como Brasil e India, junto a otros emergentes de cada vez mayor peso en el concierto de las naciones como es el caso de México, Argentina, Chile, China y Sudáfrica.

Esta es una época de especial distanciamiento entre el mundo desarrollado, inmerso todavía en una notable ralentización de la economía, y los países emergentes, cuyas economías están creciendo a pasos notables, con fuerza y dinamismo.

No pasó inadvertido para nadie el “enojo” de las naciones ricas por la decisión de los principales países emergentes de frenar la apreciación de sus monedas, con lo que consiguieron posicionarse aún mejor en el terreno de las exportaciones mundiales en detrimento de, por ejemplo, la Eurozona.

Entre los principales criticados están Brasil, Corea del Sur y China, tres de los peso pesados en el universo de los países emergentes.

El presidente del G-24, el ministro de finanzas sudafricano Pravin Gordhan, aseguró que si no fuera por los bajos tipos de interés que persisten en mantener los países avanzados, los grandes capitales no migrarían hacia las economías emergentes, donde todos buscan mayores rentabilidades.

Pero los popes de la economía mundial, desde Dominique Strauss-Kahn hasta Timothy Geithner, se quejaron amargamente por considerar que esta forma de actuar de los hasta ahora llamados “países tercermundistas” pueden poner en riesgo la recuperación económica, sobre todo la de ellos…

Gorhan se preguntó retóricamente la razón por la que ahora las naciones más avanzadas del planeta están tan pendientes de lo que sucede en Latinoamérica, el sudeste asiático y algunos países africanos. Y su respuesta fue simple y obvia: ¿Es que ahora el dinero estará comenzando a migrar hacia esas zonas? Danger!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies