Wall Street sigue pagando cifras que “meten miedo”

Como todos los años, y más en estas épocas de crisis económica, se acerca el fin del año y comienzan a circular por los ámbitos financieros de los Estados Unidos y en realidad de todo el mundo las cifras de las pagas que van a recibir los “Wall Street Boys”.

Este fin del 2.010 el número es realmente estremecedor. Se estima que los principales operadores de lo que podría considerarse el corazón financiero del planeta, hayan tenido o no la culpa del desastre económico y financiero que viene azotando al mundo desde hace dos años, rondará en los 144.000 millones de dólares, un 4% más que para fines del año anterior.

Estos datos provienen de un estudio del “The Wall Street Journal” en base a las remuneraciones de los principales directivos de las 35 firmas más importantes que operan en Wall Street.

De acuerdo a este estudio, las pagas van a subir en 26 de las entidades de inversión que operan en Nueva York.

El prestigioso rotativo estima que las pagas, que incluyen sueldos, cobertura sanitaria, pensiones y primas, y que están vinculadas a los ingresos de las entidades, llegarán para el total de los empleados a los 448.000 millones de dólares.

O sea que las instituciones financieras van a destinar en promedio un tercio de sus ingresos para remunerar a todos sus empleados. La previsión es que estas instituciones obtengan ganancias en el 2.010 de algo más de 61.000 millones de dólares, un 20% más que el máximo que se había obtenido en el año 2.006.

Estas proyecciones en cuanto a las remuneraciones de los empleados fueron publicadas en vísperas de que el JP Morgan Chase dé a conocer el resultado de su balance del tercer trimestre. Este es el primer “gigante” que da a conocer sus números. Pronto será seguido por otros “peso pesados” como Citigroup, Goldman Sachs, Bank of America, Wells Fargo y Morgan Stanley.

Los sueldos fuera por completo de la realidad que se vive en el sector financiero y los desorbitantes premios al rendimiento de sus empleados ya fueron considerados como uno de los principales factores de riesgo que llevaron a los grandes Bancos a asumir más riesgos de los aconsejables por la necesidad de beneficios a corto plazo.

El gobierno de Barack Obama adoptó algunas medidas para tratar de frenar esta situación de constante riesgo, pero al parecer las grandes entidades financieras estadounidenses no le han hecho demasiado caso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies