Argentina vuelve a exportar aceite de soja a China

Una vez solucionados los inconvenientes que se habían producido hace unos meses por las trabas sanitarias impuestas por Pekín, la República Argentina volvió a enviar los primeros embarques de aceite de soja a China, de acuerdo a fuentes oficiales del gobierno de Cristina Fernández.

“Las autoridades chinas nos informaron que volvieron a autorizar los embarques argentinos de aceite de soja”, fueron las palabras del ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca argentino Julián Domínguez.

Recordemos que en la visita que la presidenta argentina realizó a China en julio pasado, las autoridades del gobierno chino le adelantaron que la reanudación de los embarques se produciría en cuanto se conociera la fecha de llegada de un funcionario de primera línea a la Argentina.
Así es que ahora se conoce que el próximo 12 de noviembre llegará a Buenos Aires el Ministro de Agricultura chino Han Changfu, en el marco de la agenda acordada por ambos países.

Confirmando en cierta forma lo adelantado por Domínguez, el subsecretario de Agricultura Oscar Solís adelantó que la compra de una importante cantidad de aceite de soja argentino ya había sido realizada por el gobierno de China.

Las empresas cerealeras con filiales en los dos países ya están cerrando los contratos respectivos y los primeros envíos del importante insumo precisado por los chinos ya están pronto a partir en gigantescos buques tanque.

Debemos recordar que la Argentina es el principal exportador mundial de aceite de soja, y en estos últimos meses y por las trabas impuestas por los chinos, este país fue desplazado en la compra del aceite de soja por parte de la India.

Basta indicar que hasta el inicio del conflicto China compraba el 46% del total de las exportaciones del país latinoamericano, y ahora sólo compra el 1%, aunque espera recuperar posiciones rápidamente.

Todo el problema tuvo su origen en un cambio en las disposiciones chinas en cuanto a la presencia de ciertas sustancias presentes en el aceite de soja que se producen durante su extracción, las que bajaron drásticamente según los nuevos parámetros, por lo que el aceite argentino dejó de cumplir con los requisitos fijados unilateralmente por los chinos.

Muchos en Buenos Aires interpretaron la medida como una represalia ante las medidas antidumping (contra la competencia desleal) que tomaron los funcionarios del Ministerio de Comercio de la Argentina contra algunas importaciones chinas como textiles y calzado.

En la actualidad China es el tercer destino de las exportaciones argentinas, detrás de Brasil y Chile.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies