El presidente del Bundesbank insiste en que España necesita cambios más profundos

Axel Weber, el presidente del Bundesbank y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), está convencido de que España y todos los países de la Eurozona que presenten déficit deben poner en marcha cuanto antes más reformas estructurales a fin de corregir los desequilibrios macroeconómicos que se siguen presentando en la región.

Weber cree firmemente que las naciones con superávit poco pueden hacer por sí solos si el resto de la Eurozona no corrige sus presentes deficitarios.

En una conferencia que Weber dio en Nueva York aseguró que ya que las causas más profundas de los desequilibrios en las naciones deficitarias son producto de problemas domésticos, son ellas mismas las que deben corregir esos errores para no perjudicar y hacer más difícil la situación para el conjunto de la zona euro.

Weber destacó que “hacen falta reformas estructurales que mejoren la competitividad de las empresas domésticas manteniendo los costes regulados y bajo control. Los países deficitarios deben flexibilizar todavía más sus mercados laborales y consolidar y asegurar los presupuestos gubernamentales”.

Para el presidente del Bundesbank “puede sonar duro y hasta desagradable, pero es inevitable que las economías que vivieron por encima de sus posibilidades se adapten a la realidad”.

Los Estados miembros de la Eurozona que presentaron déficits en sus PIB de manera persistente tienen el problema de la ineficiencia con la que en ocasiones se manejaron los flujos de capital recibidos, ya que por ejemplo en España e Irlanda esos flujos sirvieron para financiar la burbuja inmobiliaria, mientras que en Grecia se financió el déficit público y Portugal en respaldar el consumo privado.

Así fue que ante mercados laborales rígidos, los salarios subieron más que la productividad, lo que redujo la competitividad en precios de los países que atravesaban esta situación. Así subieron las importaciones, bajaron las exportaciones y se produjo un importante desfasaje en la balanza comercial.

Hablando de los países con superávit comercial como Alemania, Weber también afirmó que deben realizar ajustes, pero en este caso no estimular su demanda interna, ya que una subida en sus importaciones provocaría una mejora apenas perceptible en las naciones deficitarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies