La Bolsa andina, un nuevo eje de la economía latinoamericana

A pesar del innegable despegue de la economía de Latinoamérica después de la crisis económica global, no hay ningún organismo ni alianza hemisférica que todavía pueda decirse que está a la cabeza de la recuperación. Tibiamente el Mercosur parecería encabezar el grupo de organismos que pretende mostrar el camino hacia el definitivo crecimiento de las finanzas en el continente latinoamericano.

Pero ni las conversaciones sin demasiado sustento del Parlatino, ni los debates irrelevantes del Parlasur, ni la casi ignorada Aladi, ni los encuentros todavía sin demasiado sustento legal del Unasur tienen una incidencia predominante y efectiva en el proceso de despegue definitivo de la economía de la región.

Es entonces que está generando una atención muy especial el nuevo mercado accionario de los países andinos. Y es que aquí participa activamente la actividad privada, que hace apuestas y actúa contrarrestando el “hablar mucho y hacer poco” que suele caracterizar a los organismos hemisféricos.

Para cualquier negocio que pretenda hacer una importante empresa, para un gobierno que quiere captar un determinado negocio, para un lector común que quiere estar bien informado, poco importa lo que diga un Parlatino o una Unasur.

Pero sí seguramente prestará atención a los resultados de movimientos que se concreten en el acuerdo de integración de las Bolsas de valores de Colombia, Perú y Chile.

Esta incipiente y prometedora coincidencia contractual entre privados marca una zona de integración más amplia y un eje político-económico que puede ponerle un freno al ambicioso plan bolivariano del presidente de Venezuela Hugo Chávez, poniendo paños fríos sobre la cada vez más arraigada idea de una ola de la izquierda sobre Sudamérica, representada por Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Lula Da Silva, Fernando Lugo, José Mugica y Cristina Fernández, todos en mayor o menor medida simpatizante de los gobiernos de centro izquierda.

Siempre estuvo claro que todas eran izquierdas “muy diferentes”, pero la “manta socializante” sobre Latinoamérica hace rato que está instalada.

Ahora la unión de Bolsas empresariales de los países andinos sale en cierta medida al cruce de esta “ofensiva” de la izquierda, al tiempo que Piñera en Chile, Santos en Colombia y García en Perú aunque de forma más moderada están dando batalla para reubicar en un plano de protagonismo a la derecha en el continente latinoamericano.
El escenario latinoamericano está cambiando. Y mucho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies