El ICO no aprueba el 75% de los pedidos de crédito de las Pymes

En esta gran crisis económica global que sufrió el mundo en los dos últimos años los principales motivos de preocupación de las empresas españolas no pasaron por los tipos de interés o por la pinchadura de la burbuja inmobiliaria.

Los inconvenientes más graves que produjeron las debacles más grandes fueron y serán por un largo rato el paro y el rotundo corte del crédito que sufrieron sobre todo las Pymes.

Es por eso que el gobierno le pidió al Instituto de Crédito Oficial (ICO), presidido por José María Ayala, que atienda en todo lo posible las demandas de los más necesitados, aquellos excluidos del sistema financiero y las pequeñas y medianas empresas.

Entre el 14 de junio y el 14 de octubre el ICO aprobó casi 2.800 operaciones por alrededor de 120 millones de euros. De esa cifra el 46% corresponde a préstamos a autónomos y el 54% restante a Pymes. Pero lo preocupante es que en ese lapso las solicitudes de crédito han sido más de 10.000, con lo que a través del ICO directo se han aprobado sólo el 24% de las solicitudes admitidas a análisis, un porcentaje realmente muy bajo sobre todo para aquellos que pidieron los créditos.

Sin embargo para Ayala el porcentaje de otorgamiento es “suficientemente equilibrado, y da una idea de que no todas las peticiones son tan sencillas”.

Para el ICO el nivel de respuesta parece ser más que aceptable, pero por ejemplo para la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) la cantidad de operaciones crediticias rechazadas es muy alto, por lo que piden que se suavicen los requisitos exigidos para el otorgamiento, los que en estos momentos deben ser acordes a los momentos que vive la sociedad y la economía de España, y no seguir con las exigencias de los buenos tiempos.

El ICO insiste en que las exigencias que se están solicitando para el otorgamiento de los créditos “son más que razonables”. Reconocen que para algunos colectivos pueden parecer excesivas, pero recuerdan que para la comisión directiva de la entidad la obligación prioritaria es “preservar el patrimonio del ICO”.

Lo que no parece muy entendible es un ICO “rico” y con su patrimonio preservado como si nada hubiese sucedido en el mundo, al tiempo que hay miles de personas y pequeños industriales completamente necesitados de una ayuda financiera para poder salir del pantano en el los metió esta crisis que desde hace dos años se ensaño con España y buena parte del planeta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies