Valeriano Gómez reemplaza a Corbacho en la cartera de Trabajo

José Luis Rodríguez Zapatero está realizando cambios en su gabinete para “fortalecer el gobierno” de España.

Entre ellos se encuentra el reemplazo del ministro de Trabajo Celestino Corbacho por Valeriano Gómez, economista del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.

Los principales “atributos” que muestra el nuevo titular de la cartera laboral son la buena sintonía que tiene con la mayoría de los sindicatos y su vasta experiencia en la resolución de asuntos laborales.

Gómez ya estuvo vinculado a labores gubernamentales relacionadas con el trabajo, ya que fue secretario general de Empleo entre los años 2.004 y fines del 2.006, cuando el titular de la cartera laboral era Jesús Caldera.

Rodríguez Zapatero pretende con este nombramiento dos aspectos fundamentales de la administración laboral: restablecer dentro de lo posible la relación con los sindicatos que quedó muy maltrecha después de la convocatoria de la huelga, y manejar de la mejor forma posible las dos reformas que todavía están pendientes, la de pensiones y la de negociación colectiva.

Gómez tiene su origen en la UGT y es notoria la confianza que recibió de todas las partes involucradas en el transcurso de la fallida negociación de la reforma laboral con los distintos agentes sociales, a punto tal que muchas de sus apreciaciones sirvieron de base para la confección del texto final.

Es también de destacar que su apuesta por la reforma laboral que proponía el gobierno no fue un impedimento para que acudiese a la manifestación que convocaron los sindicatos en la jornada de huelga que se llevó a cabo.

Esta presencia en la marcha le ha costado ahora el cuestionamiento de los más críticos para su incorporación el Poder Ejecutivo.

Pero él la justifica más como un apoyo a los sindicatos que como un rechazo a las políticas gubernamentales en materia de empleo.

En la primera gestión de Zapatero a Gómez le tocó “bailar con la más linda”, ya que debió gestionar en medio de la bonanza del empleo.

Ahora es cuando deberá mostrar su muñeca para conducir el destino laboral español en medio de una crisis inédita, con índices de parados nunca antes vistos.

Para el todavía ministro Celestino Corbacho, su sucesor es una “magnífica persona”, un estrecho y cordial colaborador y un gran conocedor de todo el panorama laboral de España, por lo que no duda de que su gestión será exitosa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies