Lula se comprometió a frenar la apreciación del real

El miércoles pasado, y tratando de enfriar la incómoda situación que se ha generado a nivel poco menos que global con el tema de lo que dio en llamar “la guerra de las divisas”, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva aseguró en declaraciones oficiales que su administración va a tomar todas las medidas que considere necesarias para detener la subida de la cotización de la moneda local, el real, lo que está afectando en grado sumo la operatividad de los exportadores por el cada vez menor valor que tiene el dólar frente a la divisa brasileña.

Así es que el gobierno brasileño lanzó bonos globales con vencimientos que operan escalonadamente a partir del año 2.028 por un valor de 1.000 millones de reales, unos 600 millones de dólares, lo que en realidad superó a las cifras que se habían dado a conocer por anticipado a través de los Bancos encargados de la oferta.

Estos bonos, lanzados en moneda local y no en dólares, tienen un rendimiento nominal del 8,85% anual. Originalmente la idea era que la emisión de bonos no superase los 750 millones de reales y con un rendimiento muy levemente mayor, cercano al 9% anual.

En las declaraciones que hizo Lula en Brasilia, el presidente expresó claramente que “no existe magia en la economía. Las medidas que tomó mi ministro de Hacienda Guido Mantega son las correctas y desde ya podemos adelantar que se seguirán tomando todas aquellas que sean necesarias para impedir que el real se valorice demasiado, más de lo conveniente”.

La administración de Lula hace ya varias semanas que está tratando de frenar el fortalecimiento del real, tanto es así que el lunes de la semana pasada elevó por segunda vez en este mes de octubre los valores del Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF), que se aplica normalmente a las inversiones de extranjeros en instrumentos de renta fija.

Tampoco se privó el presidente brasileño de criticar a las mayores economías del planeta, las que según él “no saben cómo resolver sus propias crisis y vienen a pontificar acerca de lo que debemos hacer los países emergentes”.

El problema actual no es sólo de Brasil, sino que en verdad todas las monedas del mundo se están valorizando frente al dólar, debido a que los Estados Unidos necesitan encontrar la forma de revalorizar su alicaída economía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies