El BM augura crecimiento en Latinoamérica por las materias primas

La economía de Latinoamérica depende muy fuertemente de la exportación de las materias primas tan abundantes en la región.

Y el auge que esas materias primas están teniendo en casi todo el mundo durante y después de la crisis económica global hace que las buenas perspectivas de crecimiento de la mayoría de los países de la región sean una realidad ya confirmada.

Es Asia y en especial China el principal destinatario de las exportaciones latinoamericanas, y ese gigante, lejos de bajar sus compras al exterior, las está subiendo en forma lenta pero constante.
Esto implica una época de bonanza para América Latina por la plataforma económica que se desprende de las compras de los chinos, de acuerdo a las estimaciones que hace periódicamente el Banco Mundial.

Augusto de la Torre, economista jefe del BM, consideró durante el informe anual presentado en Asunción del Paraguay que la casi asombrosa recuperación de la crisis que experimentó Latinoamérica se debe atribuir en buena medida al crecimiento de las exportaciones de las materias primas regionales con destino a las economías asiáticas.

Recordó de la Torre que hasta el año 2.000 el intercambio comercial entre China y la inmensa mayoría de las economías latinoamericanas era muy escaso, pero a partir de esta década se potenció en forma exponencial, y en la actualidad ese intercambio es quizá la principal causa de la estabilidad económica de la región durante el transcurso de la crisis y en la etapa post-crisis.

Las principales demandas de los chinos pasan en la actualidad por la soja proveniente de la República Argentina, el mineral de hierro de Brasil, el cobre chileno, el pescado y la harina de pescado peruanos, y otras materias primas para las cuales mientras se mantenga la al parecer constante demanda china, dejará a la región latinoamericana en inmejorables condiciones para poder beneficiarse en grado sumo de sus múltiples recursos naturales.

Si los gobiernos latinoamericanos logran administrar adecuadamente las abundantes ganancias que están proviniendo de esta recuperación, el crecimiento de las economías de Latinoamérica puede en los próximos años llegar a ser exponencial.

Para de la Torre no hay razón alguna como para pensar que los precios internacionales de las materias primas latinoamericanas vayan a caer sustancialmente en el mediano plazo, por lo que es ésta una magnífica oportunidad para la recuperación a largo plazo de la situación económica del continente latinoamericano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies