Parece que finalmente Portugal podrá aprobar sus Presupuestos

La administración socialista actualmente en el poder en Portugal finalmente puede disfrutar de algo, aunque sea poco, de calma.

Es que finalmente y no mediar inconvenientes de última hora, la Asamblea de la república, es decir el Parlamento portugués, va a dar mañana miércoles luz verde a los muy discutidos Presupuestos del Estado para el año próximo, con un recorte drástico a todo lo concerniente a gastos públicos.

De esta manera no va a producirse por el momento la dimisión del primer ministro José Sócrates ni crisis política, después del acuerdo anunciado hace unas horas entre el gobierno y el principal partido opositor, el que pone punto final a una por momentos interminable historia de idas y vueltas, acuerdos y desacuerdos.

Fue muy trabajoso conseguir este pacto entre el Ejecutivo y el conservador Partido Social Demócrata. Es que como el resto de las demás fracciones parlamentarias ya adelantaron que votarán en contra de los Presupuestos, sólo podían éstos ser viables con el voto a favor o la abstención del PSD. Y finalmente se llegó a un acuerdo bajo las presiones de la Comisión Europea, del Presidente de la República y de todo el sector financiero portugués.

El llamado “protocolo de entendimiento” se logró el pasado sábado a la medianoche y fue anunciado horas después por separado por el jefe de la delegación del PSD y el ministro de Finanzas Fernando Teixeira dos Santos. Sin dudas todos han cedido parte de sus pretensiones para poder arribar a un acuerdo.

Recordemos que la propuesta del Estado fijaba un recorte de los gastos de no menos del 5,3% del Producto Interior Bruto (PIB), para poder reducir el déficit público del actual 7,3% al 4,6% para fines del 2.011.

Por su parte el PSD aceptó con pocas ganas la subida del IVA desde el 21% actual hasta el 23%, con lo que se contradice su rechazo sin excepciones a una subida fiscal como lo había mantenido desde el inicio de las negociaciones.

Pero logró por el otro lado que el Gobierno mantenga algunos productos alimenticios en la franja más baja del impuesto, alrededor del 6%.

También Teixeira tuvo que ceder al aceptar un límite a algunos impuestos como por ejemplo el Impuesto sobre el Rendimiento de las Personas Físicas, que se iba a aplicar a partir del segundo escalafón y ahora se hará a partir del tercero.

Quedan por delante muchas negociaciones para lograr sacar la economía portuguesa del pozo en el que se encuentra metida por efectos de la crisis económica global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies