La banca española está consumiendo el colchón anticrisis a ritmo muy acelerado

Parece un cuento de nunca acabar. Es que ahora nuevamente se están encendiendo todas las alarmas ya que los Bancos y las Cajas de Ahorro están consumiendo las reservas del colchón anticrisis a un ritmo demasiado acelerado.

La crisis financiera en muchos aspectos no cede y las provisiones genéricas, aquellas que sirven para pagar el impacto de los morosos sin tocar los resultados de los balances de las instituciones, está quedando cada vez más enflaquecida.

Los números dan cuenta de esta situación. Entre setiembre del 2.010 y el mismo mes del año anterior las grandes entidades gastaron casi 6.100 millones de euros, lo que equivale al 52% de lo guardado. Todavía les quedan 5.654 millones, que a este ritmo nadie sabe cuánto podrán durar.

Hace unos días el vicegobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, declaró con preocupación que “en los últimos tres años, desde el comienzo de la crisis, las entidades reconocieron vía cuenta de resultados el deterioro de sus activos por más de 40.000 millones de euros, además de haber utilizado otros prácticamente 20.000 millones de la provisión genérica que se habían acumulado desde el año 2.000.

Dicho en otras palabras, la debacle inmobiliaria ha pasado una factura hasta ahora de 60.000 millones de euros, una verdadera fortuna.

Usar provisiones genéricas presenta su lado bueno y malo. Si se lo mira desde el punto de vista positivo, si no se hubiera creado ese colchón en los tiempos de bonanza por iniciativa del Banco de España, en una acción que ahora alaban los supervisores internacionales, la cuenta de resultados hubiese debido soportar ese golpe y varias instituciones estarían ahora en problemas casi insalvables, como ocurrió en otros países de la Eurozona.

La mala noticia es que esos poco más de 6.000 millones ya no están y ahora muchos deberán enfrentar el panorama del 2.011, al que muchos califican como el año más difícil de la crisis, sin “escudo de protección”.

Es opinión generalizada que el cuarto trimestre del 2.010 no va a traer buenas noticias y eso hará que desaparezcan otra parte importante de las reservas.

Las provisiones genéricas son muy útiles a la hora de medir cómo afecta la crisis a Bancos y Cajas, y no parece que vaya a ser una buena noticia para el Banco de España, porque se anticipan serios problemas para el sector.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies