El FMI y la OCDE bajan sus pronósticos de crecimiento

Las declaraciones de Olivier Blanchard, el economista en Jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), no hacen sino ratificar el pesimismo que expresó hace unos días la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) sobre las perspectivas de crecimiento mundial.

Blanchard hizo sus pronósticos 24 horas después de que el “Club de los países desarrollados” bajase sus previsiones para el año entrante.

Dijo ahora que de acuerdo a sus cálculos el PIB global subirá entre un 3 y 4% este año y el próximo, aún después de haber afirmado hace un mes que el avance iba a ser un 4,8% este año y no menos del 4,2% el próximo.

El economista del FMI dijo en una entrevista radial a una emisora francesa que además el crecimiento va a ser asimétrico. El conjunto de las economías de los países emergentes avanzará entre un 6 y un 8%, mientras que los denominados “países desarrollados” crecerán apenas entre un 1 y un 2%.

De cualquier forma, Blanchard no cree que se produzca una nueva recaída pero sí advirtió que los países tradicionalmente “ricos” van a tener un crecimiento lento y penoso, al tiempo que las tasas de paro continuarán siendo muy elevadas durante los años 2.011 y 2.012.

Con respecto a las políticas de reducción del déficit que se fijaron como prioridad en toda Europa, Blanchard opinó que la mejor forma de llevarlas adelante es en forma “suave”, con planes que oscilen entre los tres y los cinco años, ya que de implementarse en forma abrupta pueden afectar seriamente el crecimiento de las economías de la región, y de hecho podría llegarse a una “segunda recesión en toda Europa”.

Elogió las “valientes” medidas tomadas por el gobierno inglés y subrayó que la actual sólida situación de Alemania se debe a los esfuerzos que realizaron los alemanes durante la reunificación.
Recordemos que la OCDE había confirmado un par de días atrás sus previsiones de crecimiento para el conjunto de los países miembros para este año, ubicándolo entre el 2,5 y el 3%, a la vez que advirtió que para el año próximo las estimaciones eran algo más bajas, entre el 2 y el 2,5%.

La OCDE va a incluir estos nuevos cálculos en el informe que presentará en la próxima reunión del G-20 en Seúl.

Blanchard afirmó por su parte que esa reunión “será un muy buen momento para consensuar políticas económicas y lograr soluciones para el espinoso problema que se dio en llamar “la guerra de las divisas”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies