El Fondo no está conforme con los esfuerzos a largo plazo que prevé el gobierno español

Un mes atrás el Fondo Monetario Internacional (FMI) defendió en forma vehemente los planes del gobierno de España para reducir el gran déficit del país. Dijo que estos planes “iban por el buen camino”.

Pero ahora volvió a la carga insistiendo en que es imprescindible realizar más esfuerzos a largo plazo. Recuerda asimismo que de acuerdo a las previsiones de sus técnicos que fueron dadas a conocer el mes pasado en la cumbre de Washington, al final del 2.011 España terminará con un déficit no menor al 6,9%, o sea nueve décimas por encima de los objetivos que se planteó la administración de José Luis Rodríguez Zapatero cuando presentó los presupuestos para el próximo ejercicio en el mes de setiembre, y que incluían un déficit máximo del 6%.

El informe del FMI, hecho por especialistas sobre la situación fiscal global, señala que a pesar de los grandes esfuerzos ya realizados, es necesario pergeñar un plan para hacer más en ese sentido a largo plazo.

Estas afirmaciones no sólo hacen referencia a España, sino que la incluye dentro del grupo de las economías con mayores déficits a la par de Irlanda, los Estados Unidos y también Italia y Japón, en este caso por los altos niveles de deuda pública.

El FMI maneja por estos meses para España la cifra en cuanto al déficit que ya se dio a conocer en octubre, la que supone una mejora de casi 2,7 puntos frente a los guarismos de mayo de este año.

Esta mejora es indudablemente debida al plan presupuestario presentado en ese momento y los avances logrados para devolver la sostenibilidad a las cuentas públicas.

Hay algunas economías en el mundo que en el transcurso del 2.011 lograrán reducir el peso de la deuda aún a valores inferiores a los que tenían antes de la crisis económica global.

Tal es el caso de países como Islandia, Israel, Suiza, Canadá o Suecia.
Otras naciones, como España, Japón, Grecia, Irlanda y los Estados Unidos, van a registrar de acuerdo a los técnicos del FMI un “crecimiento pronunciado” de sus deudas, aunque de cualquier forma inferior al que se preveía en mayo pasado.

El gobierno español hace cálculos y sostiene que la deuda pública supondrá este año 2.010 el 62,8% del PIB nacional, creciendo el año próximo hasta el 68,7%.

Por su parte el Fondo considera que este año la deuda será del 63,5% del PIB y estima que España deberá en el transcurso de la próxima década que recién se inicia ajustar su déficit en al menos 8,4%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies