Los alemanes quieren convencer a los chinos como sea con respecto al tipo de cambio

Estamos ya sobre el comienzo de la Cumbre del G-20 en Seúl, Corea.

Y hace muy poco la canciller de Alemania Ángela Merkel volvió a dar una vuelta de tuerca al tan de moda tema de la “guerra de las divisas”.

Merkel, esgrimiendo el hecho de que se está gestando una vuelta al proteccionismo a nivel global, que de hecho ya está presente en muchas transacciones comerciales a nivel internacional, la “rogó” a las autoridades de China ya no tan solo que no aprecien su moneda, el yuan, sino que directamente fijen un tipo de cambio razonable y duradero para su divisa.

La canciller alemana enfatizó en una entrevista que dio al “Financial Times” que los chinos deben ser “convencidos con hechos y parámetros” acerca de la no conveniencia para el comercio internacional de la política monetaria que están aplicando para favorecer sus exportaciones.

Merkel señaló que el problema no pasa solamente por la fijación de objetivos en materia de balanza de pagos. No es una cuestión exclusivamente de tipos de cambio, sino también y sobre todo de competitividad. Sin embargo no hizo referencias a las críticas que ha recibido Alemania por la magnitud de su balanza comercial, la que le permitió al país exportar en grandes cantidades y de esta forma liderar cómodamente la salida de la recesión y la recuperación de la crisis global en toda la Unión Europea.

Desde siempre los alemanes han hecho en cierta manera caso omiso a los pedidos de sus socios de la Eurozona y se preocuparon por su beneficio personal más que por tomar decisiones que colaboraran con el bien común de la región.

De acuerdo a las declaraciones de la canciller alemana, los tipos de cambio de todos los países deberían reflejar inequívocamente la fortaleza intrínseca de la economía del país en cuestión.

Merkel expresó también durante la entrevista con el periódico británico su “profunda preocupación” por los evidentes intentos de dificultar el ingreso a los mercados que están realizando algunos naciones miembros del G-20, muy posiblemente con los Estados Unidos a la cabeza.

Este promete ser un tema que despertará ríspidas deliberaciones en el seno de la cumbre se Seúl que ya está en marcha.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies