La presidenta electa de Brasil “debutó” en el G-20

Dilma Rousseff, la flamante presidenta electa de Brasil y sucesora a la brevedad de Lula da Silva, hizo el jueves su debut en la escena internacional, en ocasión del inicio de las actividades oficiales de la cumbre del G-20 en la ciudad de Seúl.

Obviamente en el transcurso del cónclave Rousseff se alineó en todo momento con el discurso y las actividades, oficiales o no, del todavía presidente de Brasil.

Es por eso que se manifestó muy crítica a la posición de Estados Unidos y China, que mantienen sus monedas deliberadamente bajas para favorecer sus exportaciones.

Participó también en varias reuniones en las que se trató el tema de la “guerra de divisas”, el principal tema de discusión en este encuentro del G-20.

Se hizo portavoz junto con Lula de los países emergentes, de neto tinte exportador, que se ven particularmente afectados por las bajas cotizaciones de varias monedas mundiales.

Rousseff llegó a Seúl el miércoles pasado por la tarde junto al ministro de economía brasileño Guido Mantega en un vuelo comercial, ya que no participó de la visita que previa a la reunión en Seúl efectuó el primer mandatario a Mozambique.

De cualquier manera una vez comenzada la cumbre la futura presidenta brasileña fue invitada a participar en todos los eventos oficiales de la cumbre prácticamente ya con el rango de Jefe de Estado.

Rousseff remarcó que “no hay una solución individual al problema cambiario”, por lo que dijo estar convencida que sólo la puesta de acuerdo de los países que participan de la cumbre puede solucionar este tema de candente y preocupante actualidad.

Brasil insistió en las reuniones en la adopción de mecanismos de control del sistema financiero global, cuyos abusos desembocaron a fines del 2.008 en la crisis económica global más grande en casi un siglo.

Cuando asuma la presidencia en enero del año próximo, Rousseff va a comandar la octava economía del planeta y estará bajo fuerte presión de los exportadores y los industriales para contener la creciente hipervalorización del real, lo que está afectando bastante el comercio exportador y la producción industrial destinada al exterior de los brasileños.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies