Quieren “ayudar” a Irlanda a toda costa y los irlandeses se resisten

El Ecofin, o sea los 27 ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, están reunidos desde el 27 de este mes en Bruselas buscando una solución para el tema de la crisis de la deuda de Irlanda, pero todavía las negociaciones se encuentran en punto muerto, por lo que existe un riesgo real de desestabilización en otros países de la región.

El gobierno irlandés que dirige Brian Cowen se muestra reticente a recibir ayuda como lo ha hecho Grecia solicitando formalmente el rescate, pero de cualquier forma la Comisión Europea anunció el pasado 16 el envío de una misión técnica conjunta con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo para preparar el terreno de una eventual intervención, centrada en el sector bancario.

Como si esto no fuese suficiente, el Reino Unido, que no pertenece a la Eurozona, ya anunció que también participará en el rescate, lo que hace a éste cada vez más probable e inminente.

Los mercados europeos siguen, como de costumbre, castigando a los países en problemas y cada vez son más los inversores que huyen de la deuda irlandesa y en menor medida de la portuguesa y la de España.

Elena Salgado, la ministra española de economía, salió a desmentir que su país vaya a tomar medidas adicionales de ajuste por el cariz que están tomando los acontecimientos.

Lo que resulta evidente es que Irlanda está tratando de evitar por todos los medios a su alcance las fuertes condiciones a las que está sujeta la economía de Grecia después de haber aceptado la ayuda que ahora se le propone a los irlandeses. Esto traería aparejado según su gobierno en buena medida una pérdida de soberanía y capacidad de reacción y toma de decisiones.

Pero la UE insiste en la necesidad esencial de restaurar la confianza en el sector bancario irlandés para que la crisis de la deuda no se agrave hasta un límite que ya no tenga retorno y de consecuencias imprevisibles para la Propia Irlanda y toda la zona euro.

Según los ministros del Ecofin, hasta ahora las medidas adoptadas por Irlanda para normalizar las “condiciones de mercado” no surtieron efecto por lo que la preocupación va en aumento y se necesitan más reformas y medidas de estabilización.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies