El canciller de Brasil está de acuerdo con las políticas de control de capital

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, hizo una defensa muy explícita hacia aquellos países que aplican políticas de control de capital, a la vez que acusó a las autoridades de los Estados Unidos de su queja por las supuestas monedas devaluadas mientras está aplicando una política a todas luces perjudicial para los países en desarrollo.

Dijo Amorim que en la última cumbre del G-20 hubo a su parecer un aspecto al que calificó como “muy positivo”, y fue el hecho de reconocer que todos los países tienen el derecho de tomar medidas como las que implementó Brasil para protegerse de la llamada “guerra de las monedas”.

Estas declaraciones del canciller de la primera potencia de Latinoamérica fueron hechas en rueda de periodistas después de participar en el simposio “Sur-Sur Cooperación para el Desarrollo” que se llevó a cabo en la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Amorim prefirió no entrar en demasiados detalles técnicos argumentando que él no es el ministro de economía del Brasil, pero no perdió oportunidad de criticar el accionar de los Estados Unidos, que se queja de aquellos países que mantienen su moneda devaluada mientras es el propio gobierno estadounidense el que aplica políticas que valoran de forma ficticia su divisa cuando les conviene hacerlo.

En el caso particular de China, que fue quizás el país que desató toda esta controversia internacional, Amorim sostuvo que él no es quién para criticar o defender a los chinos, ya que cada gobierno se supone que sabe lo que tiene que hacer para defender sus intereses.

Recordó el ministro brasileño que muchos se olvidan que cuando un país tiene una moneda que es considerada reserva de valor internacional generalmente hace una política monetaria muy liberal que crea problemas en el delicado equilibrio monetario mundial, con lo que acaba teniendo inconvenientes en la balanza comercial.

La Fed estadounidense hizo una gigantesca inyección de 600.000 millones de dólares en su economía lo que muy criticado por los países emergentes porque consideran que esos flujos de dinero terminan por ingresar a sus economías, con tipos de interés mucho más altos, valoran ficticiamente sus monedas y perjudican notablemente sus balanzas comerciales.

Amorim se reunió también con el director general de la OMC para discutir acerca de la marcha de las negociaciones de las “estancada” Ronda de Doha”, coincidiendo en que aquí sí es positiva la postura de los Estados Unidos para ponerse a negociar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies