El Banco de España encuentra fallas graves en Cajasur

Cajasur, la entidad dirigida por el Cabildo catedralicio y que fue intervenida por el Banco de España el 21 de mayo pasado, está siendo concienzudamente revisada por las autoridades y lo que se va encontrando no es nada bueno.

La caja cordobesa fue adjudicada el 17 de julio a la vasca BBK, y hasta el mes de agosto había perdido más de 852 millones de euros.
El panorama que en sus informes describe el Banco de España habla de una caja que se ha venido caracterizando por tomar un perfil de riesgos de “marcado tinte especulativo y de elevados importes en el sector inmobiliario, una falta de eficacia y de continuidad en la gestión y un indebido aumento del riesgo de liquidez”, entre otras “perlitas”.

Se han encontrado numerosas operaciones autorizadas por la caja cordobesa con muchas empresas sobre todo del sector inmobiliario.
De acuerdo al pliego de cargos, al 31 de diciembre del año pasado Cajasur tenía “excesos a los límites de grandes riesgos” con tres corporaciones, superiores al 25% de los recursos propios. Estas empresas eran el grupo de empresas de Cajasur, las empresas bajo la denominación Sánchez Ramade y las empresas del grupo Prasa.

Ya desde el año 2.002 la caja inició una serie de operaciones con el común denominador del alto riesgo adquirido, pero fue el 2.004 el año que el Banco de España señala como “clave”, ya que una inspección realizada en setiembre de ese año supuso un cambio radical en la perspectiva que el supervisor tenía de la caja, al determinarse un perfil particularmente alto de riesgo global en las operaciones que la caja venía realizando.

Es desde entonces que la entidad estuvo y está sometida a un continuo y exigente seguimiento.

Para el Banco de España son responsables de esta situación 35 consejeros que pertenecieron a las dos últimas administraciones y cinco directores generales, entre los que se encuentran los dos últimos presidentes de la entidad, los canónigos Juan Moreno y Santiago Gómez Sierra.

También tienen responsabilidades numerosos sacerdotes, el obispo de Bilbao Miguel Iceta y tres conocidos candidatos a la alcaldía de Córdoba, pertenecientes al IU, PP y PSOE.

No todos tienen las mismas responsabilidades. Hay descripciones de tres infracciones muy graves y una grave, que tienen diferentes multas en dinero y distintos períodos de inhabilitación para ejercer cargos de administración, que van de uno a diez años.

Todos los expedientados tienen 30 días para presentar sus alegatos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies