A instancia de los franceses resurge el G-8

Después de la presidencia temporal del G-20 a cargo de Corea, todos los pronósticos indicaban que una nueva reunión del grupo de países “más ricos” del mundo, o sea el G-8, era cosa del pasado.

Pero el G-8 ha resurgido de sus cenizas como el ave Fénix a instancias de Francia.

Este año los franceses tienen la presidencia temporal simultáneamente del G-20 y del más elitista G-8, y al parecer se ha propuesto volver a tener reuniones en conjunto y también por separado de ambos grupos.
Elaboró para lograr esto una ambiciosa agenda de trabajo para los próximos 12 meses que la diplomacia francesa está tratando de transformar en logros reales y verdaderos.

Así es que la reunión de los ocho países más industrializados del mundo se ve a llevar a cabo el próximo mes de junio en un lugar del territorio francés todavía por decidir. De la misma manera, la reunión del G-20 que tiene a España como invitado permanente se llevará a cabo el próximo noviembre en la ciudad de Cannes.

La vuelta al ruedo del G-8 no es meramente simbólica, ya que el encuentro tendrá una agenda bien definida y claramente diferenciada de la del G-20.

Uno de los temas claves de la cumbre de los ocho será la gobernanza de Internet, que aunque se ha dicho que no tiene que ver con las recientes filtraciones de Wikileaks, difícil es creerlo.

Así lo ha reconocido el embajador francés en España Bruno Delave en una reciente rueda de prensa.

La idea de la reunión es garantizar la protección de los datos personales, el acceso a las redes, proteger la propiedad intelectual y estudiar la forma de cómo podrían cobrarse impuestos en la red, en momentos en que el dinero no le sobra a ningún país del mundo.

El G-8 tratará también diversos temas como por ejemplo la ruta que sigue la cocaína, en este caso con la participación activa de otras naciones del G-20 de África, Oceanía y Latinoamérica.

No faltará tampoco el tratamiento de temas acerca de Oriente próximo, Irán y Corea del Norte.

Parece ser que entonces el punto fundamental de la última cumbre del G-20, la guerra de divisas, quedará aplazado hasta noviembre cuando vuelva a reunirse el G-20 en territorio francés.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies