El BCE sigue dejando vigentes medidas de liquidez para hacer frente a la crisis

Si la realidad no indicase que estamos frente a la crisis económica global más grande de que se tenga memoria, resultaría hasta risible la cantidad de idas y vueltas, marchas y contramarchas, planes puestos en vigencia y dejados de lado y pruebas de todo tipo que las autoridades económicas de Europa, ya sea en conjunto o cada país por su cuenta, ponen en práctica como si fuesen ciegos tratando de encontrar la puerta por la cual pasar y mientras tanto golpeándose una y otra vez contra las paredes que la rodean.

Hace apenas unas horas el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, dio a conocer un mensaje por el cual informaba que la autoridad monetaria europea decidió prorrogar la barra libre de liquidez para los Bancos de la región hasta al menos junio del año próximo.

De la misma manera informó que todavía no se ha tomado una decisión acerca de la eventual compra de bonos soberanos de los países con problemas de déficit, léase en principio Grecia e Irlanda, quedando España y Portugal en “lista de espera”.

Este hecho desinfló obviamente el optimismo que había empezado a reaparecer en los mercados financieros, los que estaban esperando que el ente emisor diera muestras más concretas y tangibles para atajar la crisis de la moneda común de la Eurozona.

De acuerdo a lo que publicó el jueves pasado la oficina estadística de la Eurozona, Eurostat, se verifica que la economía de la zona euro tuvo en el tercer trimestre del año una expansión del 0,4%, mala noticia si se la compara con el 1% registrado en el trimestre inmediatamente anterior.

En el conjunto de la Unión Europea la expansión del PIB alcanzó guarismos del 0,5%, lo que en otras palabras significa la mitad de la expansión del trimestre abril/junio.

Si tenemos en cuenta los datos oficiales relativos a la inflación, en la Eurozona durante el transcurso del mes de noviembre se mantuvo sin cambios en el 1,9%.

Nada de lo está sucediendo parece calmar a los mercados, que día a día se ponen más y más nerviosos corriéndose el riesgo de que en algún momento ya no haya medicación capaz de calmar tanta inquietud.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies