En Argentina se pronostica un crecimiento el 6% para el año próximo

De acuerdo con las últimas proyecciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA), la economía argentina va a crecer en torno al 6% anual en el transcurso del año que se avecina.

Estos guarismos superan la propia estimación del gobierno de Cristina Fernández de hace un par de meses atrás.

El ministerio de Economía del país espera con optimismo que el Producto Interno Bruto crezca durante el 2.011 al menos un 4,3%, algo menos de la mitad de la expansión esperada para el año que está por concluir, todo esto de acuerdo al proyecto de presupuesto que el gobierno presentó al Poder Legislativo para su tratamiento para el año por venir.

Por estos meses la economía argentina, la tercera en importancia en toda Latinoamérica, está creciendo a una de las tasas más altas en todo el planeta, sustentada firmemente por un muy robusto consumo interno y los altos precios internacionales de las materias primas agrícolas, de las cuales la Argentina es uno de los principales exportadores en el mundo.

El BCRA también hizo pronósticos con respecto a la fluctuación cambiaria del peso argentino, la moneda local, y estos pronósticos ubicaron al peso en torno a las 4,20 unidades por dólar para el cierre del 2.011, de acuerdo al programa monetario para el próximo año que la entidad va a aprobar en el transcurso de esta semana según trascendidos periodísticos especializados.

Este valor de $4,20 por dólar lleva implícita una depreciación del orden del 5,2% respecto del cierre de los mercados del miércoles de la semana pasada, antes del feriado establecido por la ley argentina por las festividades navideñas.

El BCRA interviene casi a diario en el mercado mayorista de cambio para tratar de impedir que la moneda local se aprecie más de lo conveniente, lo que traería aparejado graves problemas para las exportaciones, hoy por hoy una de las bases de la economía argentina.

También la entidad monetaria espera incrementar en cerca del 28% la emisión monetaria medida por la M2, que incluye el circulante y depósitos en bancos.

Esta subida en la emisión de moneda espera satisfacer las necesidades de liquidez debida al crecimiento económico y a una alta tasa de inflación, la que algunos economistas de instituciones privadas sitúan en torno al 25 ó 30% anual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies