Esperan otro mal año para el precio de las viviendas en España

En el año 2.007 tanto los expertos como el gobierno de España pronosticaban que el mercado inmobiliario comenzaba en ese momento una etapa de prosperidad cuyo final no estaba a la vista.

Ahora vemos que la situación se convirtió en la crisis más grave de la que tenga memoria el ítem vivienda en su historia reciente.

Y el 2.011 amenaza concretamente con profundizar la enfermedad instalada en el sector en los últimos 36 meses. Se esperan más caídas de precios, estancamiento de las operaciones de compra venta y otorgamiento de créditos.

Este delicado diagnóstico dado hace apenas un par de días en su boletín de diciembre por el Banco de España no ayuda en nada a levantar el alicaído ánimo de todos los que se mueven alrededor de este mercado otrora floreciente y generador de incontables empleos y grandes ganancias para muchos españoles.

El organismo que encabeza Miguel Ángel Fernández Ordóñez indica que algunos factores fiscales pudieron amortiguar el ajuste en el 2.010 recién acabado, pero ya en el 2.011 es probable que los precios sigan moderándose de forma tal que el esfuerzo para adquirir una vivienda no crezca al desaparecer la desgravación fiscal para los contribuyentes con mayores rentas.

Estos factores a los que alude el Banco de España son la subida del IVA a mediados del 2.010 y el quite de la desgravación a partir de este año.

De esta forma el precio de las viviendas es posible que baje hasta compensar estos factores impositivos que obrarían en contrario.
Entonces es de esperarse que las caídas de precios en el sector todavía no hayan llegado a su fin, tal como viene sucediendo desde hace casi tres años.

La estadística oficial indica que la caída promedio ha sido del 12.8%, pero a su vez se pone de manifiesto que ese porcentaje en el valor de venta de las viviendas ha superado el 20% en algunas regiones mediterráneas o en la periferia de Madrid.

Un fuerte argumento para que los promotores se decidan a reducir precios es bajar el stock que no logran vender, y que de acuerdo a los cálculos oficiales oscila entre 700.000 y 1.100.000 unidades habitacionales, es decir entre el 2,8 y el 4,6% del parque inmobiliario total.

Además el ente pronostica para los próximos años una estabilización de la población y un exiguo aporte migratorio, lo que tampoco va a contribuir a relanzar el mercado como todos esperan.

Definitivamente el 2.011 no pinta nuevamente nada bien para la industria de los ladrillos en España.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies