El FMI habla de grandes diferencias de crecimiento entre los países

Debido a una doble velocidad de crecimiento que el Fondo Monetario Internacional calificó de “indeseable”, al año que acaba de comenzar va a ser de abundancia y gran crecimiento para prácticamente todos los países emergentes y de gran debilidad y graves problemas para aquellos países calificados de avanzados.

Olivier Blanchard, uno de los popes del FMI, aseguró que si no se produce un reequilibrio “saludable” no va a ser posible la tan ansiada recuperación económica a nivel global.

Estas declaraciones fueron hechas por el economista jefe del organismo multilateral en una entrevista con la revista digital del FMI, el IMF Survey.

El FMI ya hace tiempo que pide que los países que como Estados Unidos basaron su crecimiento en el consumo, ahora ahorren más y potencien al máximo su aparato de exportaciones, al tiempo que países con superávit comercial como China, fuertemente dependientes del sector externo, den prioridad por el contrario a su demanda doméstica.

La doble velocidad de la que hablaba Blanchard fue calificada de asombrosa y al parecer se está acentuando, por lo que probablemente domine el año 2.011 y varios más.

Tan es así que de ahora en más el principal desafío para los principales países emergentes será evitar el recalentamiento de su economía y hacer frente con éxito al creciente desembarco de grandes flujos de capitales de países extranjeros deseosos de invertir en economías que parecen haberse salvado del desastre global.

Por su lado, los países avanzados enfrentan las consecuencias de una crisis con raíces muy arraigadas que desbarató por completo su sistema financiero y ha creado una gran y grave incertidumbre.

Si a estos problemas se le suman los bajos ahorros de la población europea y el grave problema del mercado inmobiliario, el resultado es sin lugar a dudas una recuperación “lenta y penosa” como varios mandatarios han calificado a la situación a mediano plazo.

Esta recuperación carece “per se” del empuje necesario como para reducir los altos niveles de desempleo que todo lo complican.

Es por eso que el FMI quiere reducir a toda costa la diferencia entre las velocidades de recuperación y crecimiento de, por ejemplo, Latinoamérica y la Eurozona.

Sólo así se podrá restablecer el intercambio comercial que permita sobre todo la salida total de la crisis del viejo continente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies