La confianza del consumidor y la actividad en los servicios, en caída en España

Con los datos obtenidos del cuarto trimestre hasta el mes de noviembre, el Banco de España aseguraba hace poco que el consumo hogareño en España estaba registrando una leve recuperación.

Pero los indicadores que se están conociendo del mes de diciembre vuelven a hablar de un parón de esta tendencia.

De acuerdo a datos del ICO (Instituto de Crédito Oficial), el índice de confianza de los consumidores cayó en el último mes del 2.010 hasta los niveles que mostraba en mayo del 2.009 en plena crisis económica global.

Por su parte la actividad de los servicios marcó su peor dato de todo el ejercicio.

Por el lado contrario, la actividad industrial, obviamente un parámetro importante dentro de la medición de la economía española, mostró una importante mejora, lo cual podría contribuir a contrarrestar el pesimismo y ayudar a sacar a España de su estancamiento.

Las causas principales de la reducción de la confianza de los consumidores han sido sin dudas el rebrote de la crisis de la deuda, el acuciante problema del empleo y las dudas en general sobre la recuperación de la economía del país al menos en el corto y mediano plazo.

Lo concreto es que la confianza de los consumidores se ha visto reducida en diciembre en 5,4 puntos con respecto a noviembre hasta los 64,6 enteros, lo que la lleva nuevamente a su nivel más bajo desde mayo del 2.009, cuando el país se encontraba en plena recesión.

Lo importante de estos datos radica en el hecho de que a menor confianza, menor desembolso por parte de las familias, con lo cual se hace difícil poner nuevamente en marcha el mercado interno fundamental para la recuperación del país.

Según datos del ICO, en diciembre empeoraron tanto la opinión de los españoles sobre el estado actual de la economía como sobre sus expectativas de cara a un futuro medianamente cercano.

A pesar de todo, la valoración de la mayoría de los consumidores sobre su economía familiar no es tan negativa como podría esperarse, aunque se mantiene en niveles históricamente bajos.

Recordemos que a lo largo del 2.010 el indicador del ICO llegó a rebasar los 78 puntos en ocasión del desborde de la crisis de Grecia, lo que hacía presumir una hecatombe para España por su también alto déficit público.

También la crisis en Irlanda, el persistente aumento del paro y el estancamiento de la economía dispararon hacia arriba el índice en cuestión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies